Impedir un nuevo referendo independentista en Escocia "sacudiría" la estructura de Reino Unido: Sturgeon

Por Elisabeth O'Leary
La ministra principal de Escocia y líder del Partido Nacionalista Escocés, Nicola Sturgeon, habla en la conferencia de su partido en Aberdeen. 18 marzo 2017. La negativa de la primera ministra británica a discutir un referendo por la independencia "sacudiría" la estructura constitucional de Reino Unido, dijo el sábado la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, a los miembros de su partido. REUTERS/Russell Cheyne

Por Elisabeth O'Leary

ABERDEEN, Escocia (Reuters) - La negativa de la primera ministra británica a discutir un referendo por la independencia "sacudiría" la estructura constitucional de Reino Unido, dijo el sábado la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, a los miembros de su partido.

Sturgeon prometió seguir adelante con sus planes de celebrar un nuevo referendo escocés, tal y como anunció a principios de esta semana, profundizando su enfrentamiento con el Gobierno británico. Los integrantes de su formación política, el Partido Nacional Escocés, le dieron una entusiasta recepción, aplaudiendo y saltando.

La ministra principal espera lograr la autorización del Parlamento escocés el miércoles para establecer los términos de una nueva votación secesionista, buscando una fecha cuando estén claros los plazos del "Brexit", pero antes de que Reino Unido abandone la Unión Europea.

"Para la primera ministra, un desafío (a la autorización del Parlamento escocés) significaría una sacudida sin posibilidad de arreglo a cualquier noción de que el Reino Unido es una sociedad de iguales respetuosa", comentó Sturgeon. "El futuro de Escocia estará en las manos de Escocia".

Según los acuerdos constitucionales de Reino Unido, el Parlamento británico debe refrendar cualquier votación legalmente vinculante en Escocia. La primera ministra, Theresa May, dijo a Sturgeon esta semana que "ahora no es el momento" para una nuevo plebiscito secesionista, ya que la quinta mayor economía mundial está a punto de comenzar sus negociaciones para abandonar la UE.

Aunque May no dio un "no" rotundo al referendo, los nacionalistas escoceses vaticinan que sus palabras podrían impulsar el apoyo a la independencia, porque parece como si le estuviera diciendo a Escocia qué hacer.

En su discurso, Sturgeon contrastó la imagen de una Escocia abierta y progresista frente al objetivo de May de limitar la inmigración en Reino Unido.

"Escocia no está llena. Si está tan sorprendido como nosotros con el camino que está tomando este gobierno en Westminster, venga y únase a nosotros", señaló.

(Reporte adicional de Andy Bruce; editado en español por Carlos Serrano)