Imparten cursos de defensa personal en FES Acatlán

·3  min de lectura

NAUCALPAN, Méx., septiembre 6 (EL UNIVERSAL).- Ante los cada vez más frecuentes asaltos en transporte público o agresiones y ataques a los que están expuestos alumnas y alumnos, es importante aprender a "inmovilizar al agresor y de inmediato buscar puntos de apoyo para poder huir, salvaguardarse, buscar ayuda e incluso, saber escapar en una situación de alto riesgo", afirmó el profesor Miguel de Jesús Zamora Liévano, especialista en defensa personal.

Esto como parte de las técnicas de defensa personal que se están impartiendo a las y los estudiantes de la Facultad de Estudios Profesionales (FES) Acatlán, que tienen como objetivo principal evitar que tengan riesgo en caso de una situación de peligro y además, no se expongan a entrar en controversias legales en caso de lesionar a su agresor, apuntó el profesor Zamora Liévano.

Esto en el taller que imparte en el gimnasio de la FES Acatlán, organizado por la Secretaría de Asuntos Académicos Estudiantiles y la Coordinación de Actividades Deportivas y Recreativas, donde Zamora Liévano, acompañado de Juana Mercado Alcántara, jefa de Departamento de Atención a la Comunidad Estudiantil, invitó a las y los universitarios presentes a alentar a sus demás compañeros para que asistan al curso.

Miguel de Jesús Zamora es el entrenador de los equipos representativos de la Facultad de Tae Kwon Do, quien señaló que este curso, de cuatro sesiones de una hora cada una, busca que la víctima pueda "inmovilizar al agresor y de inmediato buscar puntos de apoyo para poder huir, salvaguardarse, buscar ayuda e incluso, saber escapar en una situación de alto riesgo", pero no caer en cuestiones de tipo legal, donde tenga que enfrentar cargos por lesiones contra su agresor.

Se trata de tener las herramientas necesarias para escapar de una situación de peligro, afirmó el especialista en defensa personal.

Enseñanza basada en la milicia

El instructor destacó que hoy día los cursos de defensa personal que se imparten, en su mayoría, se basan en el que se les enseña a militares, en ese sistema se busca la lesión e, incluso, hasta la muerte. "En cambio, en un país como México en el que tenemos muy bien estructurado lo legal, no podemos invitar a la persona, en este caso el estudiante, a que haga eso, al contrario, lo que se busca en estos cursos es cuidar lo más valiosos que tiene, que es su integridad física, o sea, su vida".

El curso se basa en una plática introductoria sobre la defensa personal y las diferencias que existen en las habilidades técnico-tácticas encaminadas a impedir o repeler una agresión, con ejercicios en donde las presentes aprendieron de forma eficiente la manera de defenderse.

El curso se basa en cinco etapas, la primera capacitación sobre qué, cómo y cuándo emprender una defensa; la segunda, preparación, conocer los puntos de dolor para salvaguardar mi integridad y causar dolor, pero no causar lesiones al agresor; la tercera, confrontación, qué hacer y cómo reaccionar; la cuarta es la ejecución, cómo moverse y qué movimiento realizar para neutralizar a ese agresor y por último, la huida.