Impacto en el bolsillo: la inflación volvió a acelerarse en septiembre y cerró a 3,5%

·5  min de lectura
Ley de etiquetado frontal de alimentos
Shutterstock

La inflación frenó el proceso de desaceleración en niveles altos que impulsaba el Gobierno a través del congelamiento del dólar y de las tarifas, y -empujada por los precios de los alimentos- volvió a traspasar el techo del 3% que había logrado perforar hace sólo 30 días, después de casi un año en terrenos más elevados. El Índice de Precios al Consumidor de septiembre aumentó 3,5% -se estira hasta 3,8% en el Gran Buenos Aires- y acumula un 37% en el año.

El dato interanual de inflación mostró un alza de 52,5%, mientras que la llamada inflación núcleo -no tiene en cuenta los precios regulados ni los estacionales- se aceleró y avanzó 3,3%. El capítulo de Alimentos y bebidas registró un aumento de 2,9%. Ese incremento, en el Gran Buenos Aires, fue incluso más alto que el promedio general y llegó a 3,3%.

El dato oficial construido en el Indec, que dirige Marco Lavagna, aparece en un momento complejo para el Frente de Todos. La suba de precios se convirtió en la mayor preocupación de los argentinos en las encuestas, cuando falta sólo un mes para las elecciones legislativas. En ese marco, el fin de semana pasado Paula Español fue reemplazada por Roberto Feletti en la secretaría de Comercio Interior. Feletti, que viene del Senado, responde directamente a Cristina Kirchner.

Feletti debutó ayer con el congelamiento de una canasta de Precios Cuidados recargada. La medida, anunciada a empresas de consumo masivo y supermercados, implica retrotraer al 1° de octubre los precios de una lista de 1245 artículos de alimentos, bebidas, tocador y limpieza. El congelamiento durará 90 días, en principio.

Apenas conocido el dato de septiembre, el Ministerio de Economía admitió la suba y señaló que se venía de “cinco meses consecutivos de desaceleración”. En esa cartera indicaron que la inflación mensual fue impulsada por los precios estacionales, que aumentaron 6,4% mensual por subas en verduras, frutas, indumentaria y diversos rubros relacionados con el esparcimiento y turismo. También contribuyeron los regulados, que aceleraron hasta 3% mensual por subas en prepagas, tabaco, comunicaciones a nivel nacional, y electricidad, educación y transporte público a nivel provincial.

El aumento más significativo en el IPC se registró en el rubro Prendas de vestir y calzado, que marcó un 6%. Detrás vienen Bebidas alcohólicas y tabaco (5,9%), Salud (4,3%) y Restaurantes y hoteles (4,1%).

“La Argentina tuvo un año durísimo con relación a la inflación. La canasta de precios es por un tema de coyuntura”, afirmó esta mañana en IDEA Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo y jefe directo de Feletti en el organigrama, y apuntó directamente a los precios de los alimentos. El economista estimó que se trata de una “tregua” para intentar que los salarios le ganen a los precios, un leit motiv que el Gobierno no logró aún concretar. Kulfas dijo que Feletti tendrá una ronda de consultas con las empresas para poder calibrar los detalles del nuevo acuerdo de precios.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, al exponer esta mañana en el 57° coloquio IDEA
El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, al exponer esta mañana en el 57° coloquio IDEA


El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, al exponer esta mañana en el 57° coloquio IDEA

Los analistas consultados por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del Banco Central esperaban un alza, en promedio, de 2,8% para el mes. No obstante, algunas consultoras habían previsto una aceleración por arriba del 3%. Se trata de un golpe al equipo económico tras la desaceleración al 2,5% de agosto (con alzas de 1,5% para los alimentos).

Algunos especialistas especulaban en las últimas semanas que las empresas habían aplicado un torniquete en agosto para llegar con un dato de inflación que no molestara al Gobierno en las PASO y que en septiembre comenzaron a actualizar listas. Las subas podrían haberse acelerado tras la asunción de Feletti y antes de la entrada en vigor del nuevo acuerdo.

Para el año, el Ministerio de Economía actualizó su meta original de un 29% a otra de 45,1% (16,1 puntos porcentuales más). Para el mercado, en tanto, las expectativas de inflación están por encima del 48,2%. Sin embargo, lo que más preocupa hoy a los economistas tiene que ver con el piso de inflación para el año que viene: las expectativas privadas, en sólo un mes, subieron casi tres puntos y pasaron de 43% a 46%.

“Es un dato muy preocupante”, dijo a LA NACION Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos. “Siempre el mejor número para seguir es la inflación núcleo y fue más alta que el mes anterior; también es la más elevada desde junio. Hay aumentos fuertes en todos los rubros. Algunos son estacionales, como la ropa. Pero lo más preocupante es alimentos y bebidas, que otra vez volvió a acelerarse, y bastante. A nivel nacional, en agosto era 1,5% y ahora es 2,9% y 3,3% en el Gran Buenos Aires, la más alta en todo el país”, estimó el economista.

“Este número sobrepasa todo. Se ve la reacción del Gobierno con los controles de precios, que no son la solución. La situación macro, y en particular el tema de la inflación, es muy delicada. Hay que tomar medidas importantes”, afirmó.

“Es un dato duro. Por arriba de lo esperado. Sabíamos que iba a ser más que agosto, pero lo veíamos por abajo de 3%”, señaló Lorenzo Sigaut Gravina, economista de Equilibra. “La tendencia a la baja de la inflación núcleo se terminó. Los principales culpables este mes son los precios regulados y estacionales. Tuvieron un alza fuerte y encima se aceleró la núcleo”, dijo el especialista, que indicó que es probable que octubre se desacelere un poco y se vuelva a un piso en torno al 3%.

“La inflación durante septiembre quebró la tendencia de desaceleración que venía presentando desde mayo”, dijo Matías de Luca, analista de LCG. “Si bien este mes pesó el ajuste en los productos regulados, lo más destacable es que la inflación núcleo continúa sin ceder y se ubica en el 3,3%. De este modo, hace 12 meses que la núcleo no baja del piso del 3% y acumula 57% en el último año. Esto es llamativo, en un contexto donde rigen tarifas congeladas, controles de precios y un fuerte atraso cambiario. Claramente, la elevada emisión monetaria del año pasado y este está haciendo su parte”, cerró.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.