Imcine aclara versión del diputado Sergio Mayer sobre Eficine

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- Tras una semana de ser objeto de polémica, el Instituto Mexicano de Cinematografía salió al paso de las críticas y aseguró que fue la pandemia del Covid-19 lo que hizo que el Eficine apoyara menos proyectos.

El Eficine es un estímulos fiscal que permite a personas morales destinar el 10 por ciento de su ISR a la generación de películas mexicanas.

El martes pasado el Imcine dio a conocer los más recientes largometrajes apoyados y de inmediato integrantes de la comunidad señalaron un subejercicio de recursos por más de 130 millones de pesos, casi tres veces más de la cifras del 2019.

Un día después Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados reveló, durante una conversación con cineastas y productores, que María Novaro, directora del Imcine, le había dicho que no se habían aplicado los estímulos totales porque empresas tenía adeudos con el fisco y, además, los consejos evaluadores no habían recomendado proyectos.

"Los efectos de la pandemia se vieron reflejados en el número de solicitudes recibidas en el segundo periodo de 2020: una cuarta parte menos en comparación con las solicitudes recibidas en el mismo periodo de 2018", se lee en un comunicado enviado por el Imcine a la comunidad fílmica.

Subraya que en los últimos tres años el porcentaje de proyectos autorizados se ha mantenido constante: si en este 2020 se dieron apoyo al 59.3%, en 2019 fue del 69% y en 2018, del 59.9%.

El texto precisa que es inexacto decir que hay un subejercicio en el Eficine o que el recurso se pierde.

"El crédito fiscal que obtienen los contribuyentes cuando se les autoriza sirve para apoyar un proyecto de producción o distribución, y en caso de no se beneficiarios de ese crédito los contribuyentes pagan dicho monto en sus impuestos", destaca.

Es por ahora la única figura de apoyo para la producción de cine nacional, luego de la extinción en abril del Foprocine y en septiembre del Fidecine, que respaldaban proyectos de índole autoral y comercial, respectivamente.