El imaginario personal de Mariano Rodríguez. Seis décadas de trayectoria artística

·3  min de lectura

Nunca antes el Pérez Art Museum Miami (PAMM) había afrontado una muestra retrospectiva tan completa y profunda sobre un artista cubano de la Segunda Vanguardia, es decir, sobre uno de aquellos artistas que emergieron en la década de 1940. Hablamos de la exposición “Mariano. Variaciones sobre un tema”, curada por Elizabeth Thompson, y que contempla casi seis décadas de trayectoria artística de Mariano Rodríguez (La Habana, 1912-1990).

La muestra, que ahora puede verse en el PAMM, incluye pinturas, dibujos y documentación en torno a la obra de Rodríguez. Esta retrospectiva fue exhibida el año anterior en el MacMullen Museum, Boston, con mayor número de obra y también curada por Thompson.

‘La Naranja’, 1972, de la serie ‘Frutas y realidad’, óleo sobre lienzo, 50 3/4 x 39 3/8 pulgadas.
‘La Naranja’, 1972, de la serie ‘Frutas y realidad’, óleo sobre lienzo, 50 3/4 x 39 3/8 pulgadas.

Sin embargo, para el PAMM es una exposición especial por dos motivos: porque se centra en el trabajo pictórico del artista, y porque supone el encuentro de una comunidad artística cultural de fuerte ascendencia latinoamericana, como ocurre en Miami, con uno de sus artistas más representativos de la segunda mitad del siglo XX. Según la curadora, “tener la oportunidad de volver a Miami, a esta comunidad de hispanohablantes y ofrecer un catalogo bilingüe (inglés - español) de un artista tan talentoso como Mariano, es un sueño realizado”.

Recordemos que cuando Alfred H. Barr, Jr. (EEUU, 1902-1981), primer director del MoMA, incluye a Mariano Rodríguez en su exposición “Modern Cuban Painters” (MoMA, New York, 1944), el artista cubano, con apenas 32 años, ya figuraba como uno de los pintores más audaces de la segunda generación de la vanguardia artística cubana. Igualmente, su multifacética actividad lo había vinculado a los proyectos editoriales más importantes y ambiciosos del mundo literario, intelectual y artístico cubano de la etapa republicana: las revistas “Espuela de Plata” (1939) , “Nadie Parecía” (1944) y también la más influyente de todas ellas, “Orígenes”, junto a José Lezama Lima, Guy Pérez-Cisneros y José Rodríguez Feo.

La muestra en Miami es, en efecto, diferente porque, como afirma la curadora, aquí el énfasis reside en la producción pictórica de Mariano Rodríguez, mientras que la anterior edición en Boston tuvo una perspectiva más académica y se exhibió en un espacio mayor. Allí, además de las pinturas, se incluyeron bocetos, dibujos, acuarelas y obras más efímeras.

En esta ocasión E. Thompson se enfoca en los óleos, procurando desvelar la esencia de la obra a través de elementos como el color, observado tanto en la figuración como en la abstracción. Es su intención resaltar los aspectos en la obra relacionados con el barroco y el claro-oscuro, muy presentes en la década de los 60, y para ello, además de una cuidadosa selección de obras, ha dispuesto un ambiente gris en las paredes que acogen la muestra.

‘Mujer con gallo’, 1941, óleo sobre lienzo, 31 1/8 x 26 pulgadas. Colección privada.
‘Mujer con gallo’, 1941, óleo sobre lienzo, 31 1/8 x 26 pulgadas. Colección privada.

Por otra parte, el espectador también puede percibir el desarrollo del trabajo del autor, en períodos que oscilan entre figuración y abstracción. Si en la década de 1940 el artista emplea la figuración, (“La paloma de la paz “,1940 o “Mujer con gallo”, 1941), utilizando gruesas y coloridas pinceladas, en la década siguiente, en cambio, se adentra en el abstracto (“Pescador”, 1955) e incluso en una abstracción geométrica (“Serie Bocetos para mural en la Universidad de Oriente”, 1956 ). Pero este itinerario hace una curiosa transición en la década de los 60 cuando, apartándose de la abstracción, gira hacia una neo-figuración de índice surrealista (“La naranja”, 1972, de la serie “Frutas y realidad”).

‘Pescador’, 1955, óleo sobre lienzo, 35 1/8 x 40 pulgadas.
‘Pescador’, 1955, óleo sobre lienzo, 35 1/8 x 40 pulgadas.

Con ello se evidencia un amplio recorrido en torno a los códigos expresivos de determinados lenguajes en las artes visuales contemporáneas. Acierta Elizabeth Thompson cuando comenta que en este itinerario se puede observar cómo Mariano Rodríguez utiliza un imaginario personal (el gallo, el mar, la mujer, los guajiros, las frutas, lo religioso, lo grotesco) a través de estilos diversos. Y precisamente en la síntesis de esta diversidad de lenguajes la obra de Mariano se posiciona como una de las más ricas para reflexionar en torno al proyecto de modernidad en el arte cubano de siglo XX.

“Mariano. Variaciones sobre un tema”, Perez Art Museum Miami (PAMM), 1103 Biscayne Blvd., Miami, FL 33132. Hasta el 22 de enero de 2023.

Dennys Matos es crítico de arte y curador que reside y trabaja en Miami y las Islas Canarias.