Ilse Salas buscará a la mujer perfecta

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 2 (EL UNIVERSAL).- Los concursos de belleza son, según considera Ilse Salas, una oda al cuerpo desde el punto de vista masculino.

Las mujeres, agrega la actriz de "100 días para enamorarnos" y "Güeros", considera que son souvenirs para los poderosos, lo que hace un mundo bastante oscuro detrás de la corona.

"Un deleite para el patriarcado. Como feminista encuentro un planeta ahí en el que me interesa mucho profundizar", dice vía escrita a EL UNIVERSAL.

Desde hace días Ilse prepara su personaje en la serie "Señorita 89", thriller ambientado en México de los 80, donde interpreta a la matriarca del concurso de belleza más importante del país, quien con un equipo de maquilladores, entrenadores y cirujanos, recibe en una finca a las 32 finalistas.

En teoría son sólo tres meses de duro entrenamiento hasta llegar al certamen, cuando en realidad las concursantes deben pelear por su vida.

"Estoy muy feliz de participar en este proyecto, porque es un tema que a mí atañe un montón", comenta brevemente.

La argentina Lucía Puenzo, ganadora en Cannes por "XXY", estará a cargo de la dirección del proyecto encabezado por Fábula, la compañía que fue creada por los hermanos Larraín (Una mujer fantástica).

En el elenco también se encuentran Ximena Romo (Dime cuándo tú) Bárbara López (Amar a muerte), Leidi Gutiérrez (Chicuarotes) y Natasha Dupeyron (La casa de las flores).

También está Coty Camacho, Juan Manuel Bernal, Edwarda Gurrola, Aída López, Marcelo Alonso, Ianis Guerrero y Luis Ernesto Franco.

En la dirección también estará Nicolás Puenzo, Silvia Quer y Jimena Montemayor.

"Es una serie muy padre que hablará del procesos de estos concursos, ahora tan polémicos; es una serie escrita y desarrollada por mujeres que retratará el tras bambalinas de los concursos de belleza", expresa Ianis.

Desde hace tres meses comenzó el casting para buscar a chicas de entre 18 y 24 años, con un mínimo de 1.65 metros de estatura, cabello de un solo tono y que no tengan tatuajes.