IHU: ¿qué tan peligrosa es la nueva variante de covid-19 y hasta dónde se ha propagado?

·5  min de lectura

Los científicos todavía están examinando una nueva variante de covid-19, que se descubrió en el sur de Francia el año pasado, para determinar si podría convertirse en una “preocupación” de la misma manera que ocurrió con las variantes delta y ómicron.

Sin embargo, el análisis de los expertos hasta ahora sugiere que por el momento no es algo de lo que preocuparse.

Extraoficialmente llamada IHU, en referencia al grupo de investigadores que la están estudiando del instituto IHU Méditerranée Infection en Marsella, la nueva variante B.1.640.2 ha infectado hasta ahora a 12 personas que viven en el sureste de Francia.

Sin embargo, el genetista de la University College de Londres, el profesor Francis Balloux, dijo que actualmente no está relacionada con un aumento en los casos u hospitalizaciones en Francia.

¿De dónde vino IHU?

El primer caso de IHU se relacionó con alguien que hizo un viaje de tres días recientemente a Camerún, África occidental, dijo el grupo de científicos en un artículo sobre sus hallazgos, que se publicó en el sitio web de ciencias de la salud medRxiv.

Aparte de las 12 infecciones, actualmente no hay otros casos conocidos de la variante IHU, que se registró por primera vez en la base de datos de seguimiento de variantes GISAID el 4 de noviembre, en la región en la que se encontró, en Francia o en el país que haya sido.

En su análisis, los autores la describieron como “una nueva variante de origen probablemente camerunés”; sin embargo, aún no se sabe de dónde vino la variante IHU en realidad.

¿Qué tiene de especial?

Si bien todo el tiempo se encuentran nuevas variantes de covid-19, los expertos dijeron que esta en particular llamó la atención debido a que tiene 46 mutaciones, lo que puede hacerla más resistente a las vacunas que se administran actualmente.

Los autores agregaron en su análisis que las mutaciones no se habían detectado en otros países y que la persona que se identificó por primera vez infectada con la variante IHU tenía el esquema completo de vacunación contra el covid-19.

En el estudio que aún no ha sido revisado por pares, también se reveló que la proteína de pico de la nueva variante lleva 14 sustituciones de aminoácidos, incluidas N501Y y E484K, y nueve deleciones.

La mayoría de las vacunas que se utilizan en todo el mundo están dirigidas a la proteína de pico de Sars-CoV-2, el virus que causa covid-19, y las mutaciones N501Y y E484K se encontraron previamente en las variantes beta, gamma, theta y ómicron de coronavirus.

“Estos datos son otro ejemplo de la imprevisibilidad de la aparición de variantes de Sars-CoV-2, y de su introducción en un área geográfica determinada desde el extranjero”, dijeron los científicos que estudian la nueva variante.

Agregaron que “la detección posterior... de tres mutaciones en el gen de pico para detectar variantes... no correspondía con el patrón de la variante delta involucrada en casi todas las infecciones por Sars-CoV-2 en ese momento”.

Dijeron que esto enfatizó la importancia de la “vigilancia genómica” en la lucha contra el covid-19.

¿Qué dicen los científicos al respecto?

Si bien los expertos siguen trabajando arduamente para determinar si es probable que IHU se convierta en una “variante de preocupación”, un epidemiólogo dijo que el descubrimiento por sí solo no significa que será tan peligrosa como otras variantes.

“Lo que hace que una variante sea más conocida y peligrosa es su capacidad para multiplicarse debido a la cantidad de mutaciones que tiene en relación con el virus original”, dijo Eric Feigl-Ding, miembro de la Federación de Científicos Estadounidenses, en un extenso hilo de Twitter el lunes.

“Todavía falta ver en qué categoría caerá esta nueva variante”.

Maria Van Kerkhove, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tuiteó sobre la variante ayer para decir que fue marcada como una “variante bajo vigilancia” por la OMS en el mismo mes.

La clasificación significaba que se había definido como una variante con “cambios genéticos que se sospecha que afectan las características del virus con algún indicio de que podría representar un riesgo futuro, pero la evidencia del impacto fenotípico o epidemiológico no está clara actualmente”.

Mientras tanto, el virólogo Tom Peacock, del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres, dijo que la variante ha tenido “una buena oportunidad de causar problemas, pero nunca se materializó realmente”. Añadió: “Definitivamente no vale la pena preocuparse demasiado por el momento”.

El último descubrimiento de una variante sucedió en medio de un aumento en los casos en todo el mundo debido a ómicron. Varios fideicomisos del NHS (Servicio Nacional de Salud) en Inglaterra declararon incidentes críticos esta semana para lidiar con la escasez “sin precedentes” de personal causada por enfermedades relacionadas con covid-19.

Boris Johnson recibió la advertencia de que podría necesitar aplicar medidas más estrictas, si es necesario, pero el primer ministro y su gabinete se adhieren al mensaje de que “el plan B está funcionando”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.