Iglesias, su cara y su tuit ante el ‘chiste' de dormir en el sofá como pregunta en una entrevista

Los candidatos a la presidencia del Gobierno se encuentran inmersos en plena precampaña electoral, otra vez, y por eso intensifican su presencia en las cadenas de televisión. Ayer, le tocó el turno a Pablo Iglesias, que acudió al programa de Cuatro Todo es mentira, un espacio conducido por Risto Mejide cuyo puesto ha ocupado temporalmente Marta Fich, que se ha convertido en centro de las críticas tuiteras tras una pregunta/broma que no gustó ni a quien la recibió. La cara del secretario general de Podemos lo dice todo. Tras el revuelo en redes, ambos han salido a la palestra para comentarlo.

La cara de Pablo Iglesias ante el chiste de Marta Flich y dormir en el sofá habla por sí sola. (Foto: Captura de Cuatro)

Sentarse en el plató de Todo es mentira es asumir que no va a ser una entrevista complaciente y que es muy probable que en algún momento la conversación se ponga tensa. Suele ser lo habitual cuando se tiene enfrente a Mejide. Pero ayer él no estaba -se encuentra de baja por paternidad- y su compañera Flich fue quiene se enfrentó al reto de entrevistar a Iglesias. No le salió del todo bien la jugada a tenor de las críticas y de algunas de las respuestas del entrevistado, que demostró en más de una ocasión no solo no estar de acuerdo en la lectura que hacía su interlocutora, sino en el tono y en las formas.

El momento más tenso (hubo varios) se produjo a cuenta de una broma que la presentadora le lanzó y que algunos tuiteros han señalado como “machista”. Estaba Iglesias explicando cómo se frustraron las muchas negociaciones con el PSOE para formar Gobierno pese a que cuando lo señalaron como obstáculo él se quitó de en medio. Algo que no sirvió porque luego “trataron de decir que Irene Montero iba a ser vicepresidenta. Y esto no va a de sillones, va de competencias”, añadió el líder de la formación morada.

Entonces Flich, al otro lado del sillón, hizo un chiste al respecto con media sonrisa. “¿Esa noche no durmió usted en el sofá cuando volvió a casa?”, le preguntó. Una pregunta que no gustó lo más mínimo a Iglesias, quien respondió con un cortante “no” y una cara de circunstancias que dejaba ver lo mal que le había sentado el comentario.

No fue ese chiste lo único que le pareció mal al político. También tuvo sus más y sus menos con la presentadora cuando insistió en la vía portuguesa, la del acuerdo para gobernar con otras fuerzas políticas. Iglesias comentó que si no funcionó en España fue porque desde el PSOE “no cumplieron lo que habían firmado previamente con nosotros”. Ante el empeño de Flich en ello, acabó por echarle en cara su actitud. “Marta, tú dices una cosa y si yo no estoy de acuerdo me tienes que dejar hacer algún comentario”, le espetó.

El otro desencuentro, como ha recogido en 20 Minutos, tuvo como protagonista a Cataluña. Según Iglesias no se va a producir “ninguna declaración de independencia de Cataluña”. Lo dijo con tal convencimiento, que la presentadora sigo saber “¿con quién ha hablado?”. Al parecer, con nadie, porque la respuesta del líder de Podemos fue que era “sentido común”. Pero ella insistió una vez más, “¿has tenido contactos para saber que no van a declarar la independencia?”. La respuesta: “No. ¿Tú sí y por eso sabes que van a declarar la independencia?”.

Sin duda, no fue una entrevista cómoda para ninguno de los dos y ambos, a los que les han llegado los ecos del ruido generado en redes sociales, han acabado por acudir al mismo medio, Twitter, para comentar el tema. Flich ha sido la primera en hacerlo asegurando que ella no lee nada, pero que le habían comentado que le estaban”dando de lo lindo por entrevistar a Pablo Iglesias y preguntar”. Aprovecha el mensaje también para agradecer al invitado su presencia en el programa.

Por su parte y por alusiones, Iglesias ha recurrido a la misma vía agradeciendo tanto a ella como al equipo la entrevista y asegurando que había sido un “honor” acudir a Todo es mentira. Eso sí, hechos los halagos previos, también ha dejado un recado sobre el comentario desencadenante de la polémica. “Quizá lo de dormir en el sofá no estuvo bien del todo, pero todos nos equivocamos (yo el primero). Un abrazo y adelante”, ha querido zanjar el líder de Podemos.