Iglesias en Francia recuerdan a víctimas de ataque en Niza

ANGELA CHARLTON
·2  min de lectura
El sacerdote Henri de La Hougue, izquierda, y sus asistentes celebran la misa de Todos los Santos en la iglesia Saint-Sulpice en París, el domingo 1 de noviembre de 2020. (AP Foto/Thibault Camus)
El sacerdote Henri de La Hougue, izquierda, y sus asistentes celebran la misa de Todos los Santos en la iglesia Saint-Sulpice en París, el domingo 1 de noviembre de 2020. (AP Foto/Thibault Camus)

PARÍS (AP) — Las iglesias en Francia organizaron el domingo servicios en honor a las tres personas que murieron en un ataque extremista islámico en la basílica de Notre Dame en Niza, incidente que colocó al país en alerta de seguridad máxima, mientras que la policía cuestionaba a seis sospechosos en el caso.

El arzobispo de Niza Andre Marceau se preparaba para un servicio nocturno especial en la basílica para purificarla tras el ataque con cuchillo del jueves, y después rendir homenaje a las víctimas y celebrar el Día de Todos los Santos, cuando muchos cristianos en el mundo recuerdan a los muertos.

Sacerdotes en la iglesia Saint-Sulpice en París y otras partes de Francia mencionaron el ataque durante sus servicios del Día de Todos los Santos, para los que se hizo una excepción a una nueva cuarentena de un mes que comenzó el viernes. La policía antimotines u otras fuerzas de seguridad montaban guardia en algunos importantes sitios religiosos.

Las autoridades han clasificado el ataque como un acto de terrorismo islamista. El incidente se produce en un momento de tensiones globales por la publicación de viñetas satíricas del profeta Mahoma en una revista francesa, que ofendió profundamente a los musulmanes. Imanes franceses y otros musulmanes estaban entre quienes afirmaron que el ataque de Niza no tenía nada que ver con su fe e hicieron un llamado a la calma.

Las tres víctimas son Vincent Loques, un vigilante de la iglesia de 55 años y padre de dos hijos, a quienes los feligreses y mercantes de la zona describieron como “amable con todos”; la feligresa Nadien Devillers, de 60 años; y la brasileña Simone Barreto Silva, de 44 años, madre de tres hijos que se mudó a Francia para unirse a un grupo de danza dirigido por su hermana y trabajaba atendiendo a personas mayores y soñaba con viajar por el mundo en un “food truck”.