Iglesias alemanas desafían al Vaticano y bendicen a parejas del mismo sexo

LAS IGLESIAS católicas alemanas ofrecen este lunes su bendición a parejas del mismo sexo, en protesta contra la negativa del Vaticano a aceptarlas.

Más de 200 iglesias por todo el país se inscribieron para organizar este 10 de mayo o en fecha cercana servicios bajo el lema “el amor gana”, en el marco de un proyecto lanzado por sacerdotes, diáconos y voluntarios.

Una semana antes del Día Internacional contra la Homofobia, los servicios religiosos en toda Alemania, desde Aquisgrán hasta Zornheim, así como en las principales ciudades como Frankfurt, Colonia y Berlín, serán para bendecir a las parejas del mismo sexo.

En los oficios, todas las parejas serán invitadas a ser bendecidas, sin importar su orientación sexual. “Alzamos nuestras voces y decimos: continuaremos con nuestro apoyo a aquellas personas que se comprometan en una asociación vinculante y bendigan su relación”, de acuerdo a un comunicado en el sitio web creado para la circunstancia.

No te pierdas: Francia: unos 10,000 menores pudieron ser víctimas de abusos por parte de la Iglesia católica

“Los cielos estaban abiertos”, dijo el sacerdote de Munich Wolfgang Rothe, visiblemente conmovido después de las bendiciones ante un altar decorado con una bandera del arco iris en la Iglesia Católica de San Benito.

La iglesia en la ciudad del sur de Alemania está celebrando una de las cuatro misas de bendición previstas en el estado de Baviera, de mayoría católica.

“Mi preocupación es sacar esto de los patios traseros de la iglesia, a donde pertenece: en medio de la vida de la iglesia”, dijo Rothe.

En marzo pasado, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), el poderoso organismo del Vaticano responsable de preservar el credo de la Iglesia, sentenció que las uniones entre personas del mismo sexo no pueden ser bendecidas, a pesar de sus “elementos positivos”.

La oficina indicó que aunque Dios “nunca deja de bendecir a todos sus hijos peregrinos en este mundo no puede bendecir el pecado”.

Algunos sacerdotes alemanes reaccionaron frente a este anuncio con un hashtag online pidiendo “desobediencia”. N