Iglesia Unificación promete reformas tras asesinato de Abe

·2  min de lectura
JAPÓN -ABE (AP)
JAPÓN -ABE (AP)

La Iglesia de Unificación, cuyos estrechos lazos con el partido de gobierno en Japón causaron polémica tras el asesinato del ex primer ministro Shinzo Abe, reconoció el jueves que había aceptado “donaciones excesivas” de la madre del sospechoso del crimen y dijo que necesitará ponderar seriamente si eso llevó al atentado.

Abe fue muerto a tiros durante un discurso de campaña en julio. El atacante, Tetsuya Yamagami, le dijo a la policía que mató a Abe por sus lazos con un grupo religioso al que él odiaba. Una carta y mensajes en redes sociales atribuidos a él dijeron que las grandes donaciones de su madre a la iglesia arruinaron a la familia y destruyeron su vida.

Huideyuki Teshigawara, un alto funcionario de la iglesia, que ahora es llamada la Federación Familiar para la Paz Mundial y la Unificación, dijo en una conferencia de prensa que se sintió “profundamente entristecido” al conocer que Yamaguchi le dijo a la policía que su furia con la iglesia llevó al ataque.

Teshigawara dijo que está liderando reformas en la iglesia para asegurarse de que sus reclutamientos y donaciones no son forzados ni perjudiciales para seguidores y familiares.

La iglesia ha reconocido que la madre de Yamaguchi donó más de 100 millones de yenes (700.000 dólares), incluyendo seguro de vida y bienes raíces, al grupo. Dijo más adelante que devolvió la mitad a pedido del tío del sospechoso.

Un abogado de la iglesia, Nobuya Fukumoto, dijo que considera las donaciones de la madre de Yamaguchi “excesivas” y que “tenemos que considerar seriamente si eso atormentó (al sospechoso) y llevó al resultado”.

La investigación policial del asesinato de Abe llevó a revelaciones de amplios lazos entre el gobernante Partido Liberal Demócrata, incluyendo Abe, y la iglesia basada en Corea del Sur sobre su interés común en causas conservadoras.

Un sondeo del partido concluyó que casi la mitad de sus legisladores tenían vínculos con la iglesia. El primer ministro actual, Fumio Kishida, ha prometido cortar todos esos lazos, pero muchos quieren una explicación de cómo la iglesia pudo haber influenciado en la política.