La Iglesia salvadoreña invita al Papa a celebrar el centenario del natalicio de Romero

Creyentes católicos participan en la peregrinación de luz en San Salvador el 25 de marzo de 2017, conmemorando el 37 aniversario del asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero (AFP/Archivos | Marvin Recinos)

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, aseguró este domingo que invitaron al papa Francisco a visitar el país en agosto próximo para celebrar el centenario del natalicio del beato Óscar Arnulfo Romero.

"Le invitamos a venir a El Salvador a presidirnos el centenario del natalicio de monseñor Romero el próximo 15 de agosto", aseguró el prelado católico salvadoreño durante la misa dominical efectuada en la catedral de San Salvador.

La Iglesia salvadoreña alista desde ya una serie de actividades para homenajear a Romero, que nació el 15 de agosto de 1917.

Escobar señaló que la invitación al papa la efectuaron a mediados de marzo durante una visita del clero salvadoreño a Francisco, y en ese mismo encuentro pidieron al pontífice por la "pronta" canonización del arzobispo salvadoreño y la beatificación del sacerdote Rutilio Grande, amigo personal de Romero, asesinado por desconocidos el 12 de marzo de 1977.

De acuerdo a Escobar, en esa ocasión el papa "escuchó con gran bondad y amabilidad" las peticiones y "se mostró muy interesado" en cuanto a la canonización de Romero y la beatificación de Grande.

El arzobispo de San Salvador aseguró que el papa "no nos adelantó ninguna fecha" de cuándo podría ser canonizado monseñor Romero, ello pese a que el proceso en ese sentido "va adelante sin dificultad".

Francisco tampoco respondió a la invitación para presidir el natalicio de Romero en agosto.

El 24 de marzo de 1980, Romero fue asesinado por un francotirador de los escuadrones de la muerte ultraderechistas mientras oficiaba misa en la capilla del hospital para cancerosos La Providencia de San Salvador.

Una comisión de la verdad creada por la ONU concluyó en 1993 que "existe plena evidencia" de que el mayor Roberto D´Aubuisson, fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), fallecido en febrero de 1992, fue quien "dio la orden de asesinar al arzobispo".

El pasado 28 de febrero, la iglesia local terminó la fase diócesana de un supuesto milagro de Romero, por lo que lo envió la documentación a Roma para su estudio.