La Iglesia reclama la creación de empleo genuino y advierte sobre la precariedad

·4  min de lectura
La cooperativa Puesto Viejo Construye, en Jujuy, permite a 30 familias trabajar en la recuperación de la madera, a partir de un emprendimiento de Cáritas
Caritas Argentina

Con una desocupación que la crisis económica y sanitaria llevó al 14% de la población económicamente activa, en un escenario de fuerte precariedad laboral, la Iglesia llamó a impulsar la creación de puestos de trabajo genuinos, como herramientas para combatir la pobreza y la exclusión.

Lo hizo a través de una campaña lanzada por Cáritas en las redes y en su página web, cuya consigna es “Con trabajo podemos soñar” .

La crisis agrietó la relación de Alberto Fernández y “Wado” de Pedro y buscan un acercamiento

La iniciativa se conoce en momentos en que el Gobierno anunció el plan de reconvertir programas sociales en puestos de trabajo. Incluso, ese objetivo fue uno de los temas que abordaron hace algunas semanas, en sendas reuniones, el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y los obispos Oscar Ojea, presidente del Episcopado, y Carlos Tissera, titular de Cáritas. “Sí, se habló, pero no sobre un proyecto concreto. Como un deseo, pero nada firme”, dijeron a LA NACION fuentes de la institución de la Iglesia.

“Estamos inmersos en un sano debate acerca de cómo propiciamos una transición de la ayuda social al trabajo genuino”, afirmó el director ejecutivo de Cáritas Argentina, Nicolás Meyer, al explicar los detalles de la campaña.

A lo largo de un mes, Cáritas difundirá en su página web experiencias de inserción laboral, a través de emprendimientos individuales y familiares, cooperativas y grupos asociativos que se pusieron en marcha con apoyo de la institución.

Meyer instó a buscar “múltiples maneras de pasar de la asistencia, necesaria pero transitoria, al trabajo seguro, registrado, con derechos sociales y a la salud”. Se mostró convencido de que “este es el camino que moviliza cambios profundos y duraderos en las comunidades más vulnerables”.

Carlos J. Tissera, presidente de Cáritas
Carlos J. Tissera, presidente de Cáritas


El obispo Carlos Tissera, presidente de Cáritas, recordó el mensaje de la Iglesia en favor de la dignidad humana y el trabajo

El obispo Tissera, en tanto, recordó que “la Iglesia ha dado siempre un mensaje claro acerca del respeto a la dignidad de la persona humana y el trabajo”.

Y citó el mensaje del papa Francisco a los movimientos populares, durante su visita a Bolivia en 2015: “No basta con dejar caer algunas gotas cuando los pobres agitan esa copa que nunca derrama por sí sola. Los planes asistenciales que atienden ciertas urgencias sólo deberían pensarse como respuestas pasajeras, coyunturales. Nunca podrían sustituir la verdadera inclusión: esa que da el trabajo digno, libre, creativo, participativo y solidario”.

La emergencia social

El escenario de la precariedad laboral quedó reflejado en una reciente investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), de la Universidad Católica Argentina (UCA). El estudio reveló que durante 2020 el 14,5% de las personas activas realizaban changas o se ocupaban en programas de empleo con contraprestaciones. Además, el 27,9% tenía continuidad laboral, pero no un trabajo registrado.

El informe señalaba que más de la mitad (51%) trabajaba en establecimientos pequeños con baja productividad y el 36,7% se hallaba en riesgo de desempleo y el 46,4% no poseía aportes jubilatorios.

A través de los programas de Cáritas, la Iglesia acompaña a más de 25.000 personas que diariamente se generan su propio trabajo, en emprendimientos individuales, familiares, cooperativas y grupos asociativos, explicó el director ejecutivo.

Para ello, Cáritas facilita el acceso a capacitaciones, máquinas y herramientas, financiamientos y espacios para la comercialización.

La cooperativa San Cayetano capacita para el trabajo en la industria textil
Caritas Argentina


La cooperativa San Cayetano capacita para el trabajo en la industria textil (Caritas Argentina/)

La Cooperativa San Cayetano, por ejemplo, ofrece en la ciudad de Buenos Aires posibilidades de una salida laboral a quienes se recuperan de adicciones. Los capacita para que se puedan insertar en la industria textil.

“Yo era un barrilete sin hilo, hasta que llegué aquí”, contó Laila, una de las integrantes del proyecto, que se recuperó en los Hogares de Cristo, que ayudan a jóvenes y adolescentes a salir de la droga en barrios vulnerables.

Entre otras experiencias, Mabel Perea explicó el desarrollo de la cooperativa Puesto Viejo Construye, en Jujuy, donde Cáritas y una empresa cementera local ayudan al reciclaje de pallets de madera para la elaboración de muebles o su aprovechamiento en leña.

“Nada es imposible cuando las personas se unen buscando crecer”, dijo Perea, que acompaña a las familias de 30 viviendas de la zona comprometidas en el emprendimiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.