La Iglesia pide eliminar la violencia desde el primer día del año en México

Ciudad de México, 1 ene (EFE).- La Iglesia católica en México señaló este domingo que 2023 inicia con la oportunidad de perseguir el propósito de “poner fin a la violencia y asumir nuestro rol como artesanos de paz”.

“2022 fue otro año marcado por la violencia. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Federal, en México cada hora murieron 3.5 personas, como consecuencia de actos delictivos”, señaló la Arquidiócesis Primada de México en su editorial semanal Desde la fe.

La Iglesia católica sostuvo que estas muertes “son más que cifras”, pues son personas cuyas vidas terminaron prematuramente, “son familias que quedaron destruidas y comunidades que fueron heridas por la huella de la violencia”.

“El año que inicia se presenta como una oportunidad de comenzar de nuevo con un nuevo propósito: poner fin a la violencia y asumir nuestro rol como artesanos de paz”, indicó.

En este sentido, la Arquidiócesis mexicana insistió que 2023 puede constituirse como el año en el que se extirpe el “cáncer que es la violencia y que ha enfermado a nuestra gente”.

Por su parte, pidió a las autoridades mexicanas de los tres niveles de Gobierno tomar las medidas necesarias para sumar esfuerzos con la sociedad civil y trazar caminos de diálogo y paz.

“Pedimos también a Dios para que toda la comunidad católica del país sume esfuerzos y se convierta en levadura de paz, esa paz que tanto añora la población que se encuentra cansada de vivir en medio de la incertidumbre que genera la inseguridad todos los días”, se lee en su editorial.

La Iglesia católica también pidió a los mexicanos comprometerse a trabajar con empeño en el objetivo de mitigar la violencia en el país.

“Siempre existe un camino: el de la solidaridad y la fraternidad, pues la gran lección que nos dejó la covid-19 es que nadie se salva solo”, señaló.

La Arquidiócesis mexicana recordó que, como cada año, se suma a la celebración de la Jornada Mundial de la Paz, “con el propósito de que la paz marque el inicio del calendario”.

(c) Agencia EFE