La Iglesia ortodoxa rusa regaña al Papa Francisco tras su comentario de "monaguillo de Putin"

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. El presidente ruso Vladimir Putin se reúne con el Papa Francisco en el Vaticano

Por Guy Faulconbridge

LONDRES (Reuters) - La Iglesia ortodoxa rusa reprendió el miércoles al Papa Francisco por utilizar un tono equivocado después de que instara al patriarca Kirill a no convertirse en el "monaguillo" del Kremlin, advirtiendo al Vaticano que tales comentarios perjudicarían el diálogo entre las iglesias.

Francisco declaró al periódico italiano Corriere Della Sera que Kirill, quien ha dado su apoyo a la guerra de Ucrania, "no puede convertirse en el monaguillo de (Vladimir) Putin".

La Iglesia ortodoxa rusa dijo que era lamentable que un mes y medio después de que Francisco y Kirill, el patriarca de Moscú y toda Rusia, hubieran hablado directamente, el Papa hubiera adoptado ese tono.

"El Papa Francisco eligió un tono incorrecto para transmitir el contenido de esta conversación", dijo el Patriarcado de Moscú, aunque no mencionó explícitamente el comentario de "monaguillo".

"Es poco probable que tales declaraciones contribuyan al establecimiento de un diálogo constructivo entre las Iglesias católica romana y ortodoxa rusa, que es especialmente necesario en este momento".

Kirill, de 75 años, estrecho aliado de Putin, ve la guerra como un baluarte contra un Occidente que considera decadente, en particular por la aceptación de la homosexualidad.

La Iglesia ortodoxa rusa es, con mucho, la mayor de las iglesias de la comunión ortodoxa oriental, que se separó del cristianismo occidental en el Gran Cisma de 1054. En la actualidad cuenta con unos 100 millones de seguidores dentro de Rusia y más fuera de ella.

En Ucrania hay unos 30 millones de creyentes ortodoxos, divididos entre la Iglesia ortodoxa ucraniana del Patriarcado de Moscú y otras dos Iglesias ortodoxas, una de las cuales es la Iglesia ortodoxa ucraniana autocéfala o autónoma.

Francisco, de 85 años, ha pedido una reunión en Moscú con Putin sobre Ucrania, pero el Kremlin dijo el miércoles que no había acuerdo al respecto.

Rusia y Occidente dan una imagen muy distinta del conflicto en Ucrania.

Moscú califica sus acciones de "operación militar especial" para desarmar a Ucrania y protegerla de los fascistas. Kiev y sus partidarios occidentales afirman que la afirmación del fascismo es absurda y dicen que Rusia está librando una guerra no provocada que amenaza la continuidad de la existencia de Ucrania como Estado soberano y democrático.

El Patriarcado de Moscú señaló que Kirill le dijo al Papa Francisco el 16 de marzo que los medios de comunicación occidentales no habían informado con precisión de la situación en Ucrania, una queja frecuente de los rusos.

(Información de Reuters; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.