La Iglesia de Honduras abre la Semana Santa con un llamado a combatir la corrupción

Agencia EFE
·2  min de lectura

Tegucigalpa, 28 mar (EFE).- La Iglesia católica de Honduras dijo este domingo, en el inicio de la Semana Santa, que "Jesús quiere reinar en Honduras", para que los males que afectan a este país, como la corrupción, la injusticia y la impunidad, desaparezcan.

El señalamiento a esos flagelos y otros que afectan a Honduras como la pobreza, la desintegración de la familia y la pandemia de covid-19 que desde hace un año afecta al país, fue hecho en la misa del Domingo de Ramos en la Basílica menor de Suyapa, en Tegucigalpa.

"Hoy Jesús quiere reinar en Honduras", enfatizó el sacerdote Carlo Magno en la misa, que este año no fue oficiada por el arzobispo de Tegucigalpa y cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, quien se recupera de covid-19, por lo que estuvo hospitalizado varios días.

Magno hizo un llamamiento a los hondureños a abandonar "toda prepotencia y aprender la humildad, la sencillez y la paz" que Jesús "ofrece a todos".

También abogó para que "los gobernantes busquen la justicia y el bien entre los pueblos", por los centenares de hondureños que a diario están en luchando por su vida en salas de hospitales, los pobres, los abandonados, los matrimonios que se encuentran distanciados y débiles, y los jóvenes que están descarriados.

Por la pandemia de covid-19, a la misa se permitió el ingreso de pocas personas, guardando distancias para evitar el contacto físico.

La mayoría de los creyentes portaban ramos de palma elaborados por campesinos de comunidades rurales que desde el viernes comenzaron a llegar a Tegucigalpa y se instalaron en el atrio de la catedral de Tegucigalpa, la Basílica menor de Suyapa y otras iglesias.

Debido a la pandemia, por segunda vez consecutiva, desde 2020, en esta Semana Santa no celebrarán las tradicionales procesiones entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección.

La covid-19 ha dejado en Honduras, en un año, al menos 4.557 muertos y 187.015 contagios, según el último informe diario del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

(c) Agencia EFE