La Iglesia criticó la suspensión de las clases presenciales

·2  min de lectura
El monseñor Ojea participa de la misa contra la legalización del aborto
El monseñor Ojea participa de la misa contra la legalización del aborto

El Episcopado cuestionó la decisión del presidente Alberto Fernández de suspender las clases presenciales. Lo hizo a través de un comunicado firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea. El obispo, además, destacó el rol del personal de la salud, marcando distancia de los dichos del jefe de Estado, que había dicho que el sistema sanitario “se relajó”.

“Queremos expresar nuestro desacuerdo con la suspensión de las clases presenciales que estaban siendo llevadas con muchísimo trabajo por parte del personal docente y de las familias. Y sobre todo pensando en tantos chicos y chicas que lo necesitan, especialmente en nuestros barrios populares, en los que se carece de buenas conexiones para las clases virtuales”, indica el comunicado de la Iglesia. Y agrega: “No sigamos acrecentando aún más la brecha con quienes viven en sus casas otras pandemias, reflejadas en el aumento de la pobreza y la falta de un trabajo digno”.

Alberto Fernández se reunió con Horacio Rodríguez Larreta en Olivos, pero mantuvo su decisión de suspender las clases presenciales

Aunque Ojea tomó distancia de las restricciones que dispuso el Gobierno en materia educativa, sí se mostró de acuerdo con el resto de las medidas anunciadas por Fernández el miércoles; entre ellas, la prohibición de circular entre las 20 y las 6. “Ante la enorme crisis sanitaria que ha provocado la pandemia comprendemos que es extremadamente difícil y compleja la toma de decisiones. Son decisiones prudenciales y contingentes y todas carecen de las certezas que necesitamos ante el desborde de la situación”, remarcó el obispo.

En el comunicado la Iglesia aprovechó la oportunidad para agradecer al personal de la salud por su trabajo durante la pandemia. “No alcanzan las palabras para agradecer la generosidad del personal de la salud en su tarea en este tiempo de pandemia”, sostuvieron. Ayer, cientos de médicos manifestaron sus quejas luego de la conferencia de prensa en la que el Presidente dijo que “el sistema de salud se relajó”.

Por último, tanto Ojea como los obispos Guillermo Caride y Raúl Pizarro –quienes también firmaron el texto– expresaron su desacuerdo con la prohibición de celebrar misa en las iglesias. “El Culto está siendo celebrado con cuidados extremos, respetando las normas y protocolos vigentes. Por eso es que no estamos de acuerdo con la suspensión de las celebraciones en los templos. Consideramos que su desarrollo es esencial para alimentar el espíritu de nuestro pueblo ante situaciones que deben encontrarnos con fortaleza espiritual y una esperanza firme”, afirmaron.