Iglesia católica de Nueva Zelanda se disculpa con víctimas de abuso; “quieren verse bien”, dice sobreviviente

Shweta Sharma
·2  min de lectura
<p>El cardenal John Dew, arzobispo católico de Wellington y metropolitano de Nueva Zelanda.</p> (AFP via Getty Images)

El cardenal John Dew, arzobispo católico de Wellington y metropolitano de Nueva Zelanda.

(AFP via Getty Images)

La Iglesia católica de Nueva Zelanda se ha disculpado formalmente por causar “dolor y trauma” a las víctimas que fueron abusadas física y sexualmente en instituciones religiosas y estatales de atención en los años que van desde la década de 1960 hasta principios de 2000.

El cardenal John Dew, arzobispo católico de Wellington y metropolitano de Nueva Zelanda, se disculpó en nombre de los exobispos y líderes congregacionales de la Iglesia católica en Aotearoa, Nueva Zelanda.

"No ofrecemos excusas por sus acciones, o por las nuestras, que le han causado daño", dijo Dew el viernes.

“Cualquier tipo de abuso es inaceptable e indefendible. Lo sentimos profundamente. Reconocemos que los sistemas y la cultura de la iglesia permitieron que ocurriera el abuso. Estos sistemas y cultura les fallaron y deben cambiar”, dijo Dew.

La disculpa se produjo inmediatamente después de una investigación en curso sobre "Abuso en la atención" por parte de la Comisión Real para resolver las denuncias de abusos históricos y actuales y averiguar su alcance. La declaración de Dew fue parte de declaraciones de testigos de las instituciones religiosas.

En 2018, la primera ministra Jacinda Ardern anunció una investigación sobre las acusaciones generalizadas de abuso físico y sexual de miles de niños y jóvenes mediante la creación de la Comisión Real.

Ella lo describió como "un capítulo oscuro" en su historia y amplió la investigación para incluir iglesias y otras instituciones religiosas.

Leer más: Jacinda Ardern necesita ser más que amable en su próximo mandato como primera ministra de Nueva Zelanda

El año pasado, el informe provisional de la comisión reveló detalles horribles, indicando que los niños de entre 5 y 17 años sufrieron años de abuso, incluido tratamiento con descargas eléctricas, violación, registros sin ropa y exámenes vaginales, abuso verbal e insultos raciales.

El informe encontró que incluso los bebés de cinco meses también fueron víctimas del crimen. A raíz de esto, la mayoría de los sobrevivientes ahora sufren problemas de salud mental, episodios de autolesión, trastorno de estrés postraumático y depresión.

El viernes, uno de los sobrevivientes del abuso, Ken Clearwater, rechazó la disculpa, diciendo que son sólo "palabras huecas" y la disculpa llegó sólo porque están atrapados en medio de una investigación.

“Han tenido 25 años para hacer algo y han fallado. No se están disculpando por lo que les pasó a las víctimas; se están disculpando porque los han atrapado y ahora está en el público de Nueva Zelanda”, dijo Clearwater a Radio Nueva Zelanda.

“Ha sucedido en todo el mundo, finalmente está aquí en las costas de Nueva Zelanda; por eso se están disculpando. Quieren verse bien”, agregó.

Relacionados

Nueva Zelanda aprueba proyecto de ley que otorga a las madres tres días de licencia pagada después de un aborto espontáneo

Terremoto en Nueva Zelanda: Un tercer temblor más grande genera nuevas advertencias de tsunami

Primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern asegura que la relación con EE.UU. será “mucho más fácil” con Biden