Iglesia católica denuncia falta de seguridad en México

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 29 (EL UNIVERSAL).- En un mensaje de fin de año, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), que preside el Arzobispo Rogelio Cabrera López, denunció la falta de seguridad en México, atentados contra la institución de la familia, así como mala política en el país, por lo que llamó a construir juntos un camino de paz en el territorio nacional.

"Estimados hermanas y hermanos, Preparémonos a un nuevo comienzo. Recomenzar desde la triste experiencia de la pandemia, habiendo vivido momentos muy difíciles que han traído sufrimiento e inquietud a tantas familias; añadiendo los estragos de la violencia generalizada que se sufre y se padece en todo el país ante la falta de seguridad que día con día se hace notar; los atentados a la institución de la familia, a los valores y a la cultura; la crisis política y económica", señala el comunicado.

Por ese motivo, el CEM llamó a "recomenzar para trazar juntos caminos de paz": "Nos ubica que solo en la unidad y en la solidaridad podremos construir esa paz tan anhelada y que a modo artesanal nos compromete a todos".

Afirmaron que, ante las situaciones de injusticia y de violencia que siguen oprimiendo las diferentes zonas de nuestro país, "y que se extienden como un cáncer enfermando a nuestra gente", tales como son el narcotráfico, la corrupción, la impunidad, "la mala política", la pobreza, el odio, la polarización, el egoísmo, entre otras, debe haber un compromiso mayor de cambio y conversión "para buscar las mejores oportunidades de trabajar juntos por la paz".

"En este 2023 tendremos mucho por hacer, hagamos que nuestros conversatorios y foros por la paz sean un ejemplo de Diálogo Nacional, como fruto de la reflexión y de la actuación del pueblo de Dios, como una verdadera expresión de UNIDAD y ENCUENTRO al escucharnos y dialogando nos dejamos iluminar con el resplandor de la verdad, que traza el verdadero camino de la paz", puntualizaron.

"Pidamos a Dios para que toda comunidad cristiana se convierta en levadura de paz. Bajo la mirada tierna de Santa María de Guadalupe, qué con su ayuda maternal, deseamos comprometernos a trabajar con empeño, siguiendo a Cristo, príncipe de la Paz", concluyeron.