La Iglesia anglicana critica el plan del Reino Unido de enviar refugiados a Ruanda

·1  min de lectura

Los jefes espirituales de la Iglesia de Inglaterra criticaron abiertamente este domingo el controvertido acuerdo entre el gobierno de Boris Johnson y Kigali para enviar a Ruanda a los solicitantes de asilo llegados ilegalmente a Reino Unido.

Este acuerdo anunciado durante la semana recibió críticas de organizaciones de derechos humanos e incluso por parte de la ONU.

Su objetivo es disuadir las peligrosas travesías de La Mancha, cada vez más numerosas pese a las promesas tras el Brexit de mejor controlar las fronteras.

En su sermón de Pascua, el arzobispo de Canterbury Justin Welby dijo que enviar a solicitantes de asilo al extranjero planteaba "graves problemas éticos".

"El principio debe soportar el juicio de Dios y no lo hace", dijo Welby.

El clérigo afirmó que un país como el Reino Unido, conformado sobre la base de valores cristianos no puede "subcontratar sus responsabilidades, incluso hacia un país como Ruanda que tiene buenas intenciones".

"Esto es lo opuesto a la naturaleza de Dios", afirmó.

Por su lado el arzobispo de York, Stephen Cottrell, consideró "deprimente y desolador" que "los solicitantes de asilo que huyen de la guerra, la hambruna y la opresión no sean tratados con la dignidad y la compasión que merece cada ser humano"

Presiones migratorias sin precedentes

El primer ministro, Boris Johnson, ya había sugerido que su propuesta podría enfrentarse a impugnaciones legales.

Pero el ministerio de Interior, que está a cargo de implementar la política, argumentó que el sistema actual del Reino Unido "está roto" frente a las presiones migratorias "sin precedentes".


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.