Después de las ideas y vueltas, Alberto Fernández asistirá al Tedeum en la Catedral acompañado de su gabinete

·4  min de lectura
Alberto Fernandez se reunio con el episcopado
Episcopado

El presidente Alberto Fernández asistirá mañana por primera vez como presidente al Tedeum en la Catedral de Buenos Aires, luego de hacerlo el año pasado de forma virtual y en 2020, en plena pandemia, conmemorado la fecha en la Quinta de Olivos. El plan de asistir a la basílica no era el original que tenía el mandatario que, en medio de un relación tensa con la Iglesia y de la feroz interna con su propia coalición de Gobierno, había evaluado ir a pasar el día patrio a la Base Marambio, en la Antártida.

Sin embargo, un parte del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) sobre las adversas condiciones climáticas en la zona lo decidieron a quedarse en la ciudad y asistir al tradicional evento. Fernández estará acompañado de su gabinete y no se espera la asistencia de su vice, Cristina Kirchner, quien tampoco asistió el año pasado y que durante su gestión como mandataria supo eludir el compromiso yendo a la Basílica de Luján.

La previa al Tedeum se dará en Casa Rosada, donde el mandatario se encontrará con sus ministros a las 10, en el Salón de los Bustos. Allí compartirán un chocolate “patriótico” con pastelitos, luego de lo cual saldrán rumbo a la iglesia, ubicada a pocos metros, sobre la avenida Rivadavia.

Tras la misa está previsto que el jefe de Estado y parte de sus funcionarios se dirijan a un club en Florencio Varela, al sur del conurbano bonaerense, para compartir un locro con gente del lugar. Según indicaron fuentes de Casa Rosada, el evento está organizado por el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y debió ser reubicado a un lugar cerrado luego de que se conociera que se esperan lluvias para todo el día.

Durante la jornada también está previsto el lanzamiento del nuevo slogan del Gobierno, “primero la gente”, que reemplazará a “Argentina unida”, el actual. La nueva campaña de la administración Fernández apunta a “mostrar logros de la gestión”, según describieron en Balcarce 50.

Por su parte la ceremonia religiosa estará encabezada por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y también participarán referentes de otros credos. En la celebración del año pasado, Poli había realizado varias críticas a la dirigencia política, en medio de la pandemia de Covid-19. Este año en buena parte del oficialismo prevén que en la homilía se manifieste la preocupación de la iglesia por la grave situación económica y social que atraviesa el país.

EL Tedeum a puertas cerradas y con la Catedral vacía
Captura Tv Pública


EL Tedeum a puertas cerradas y con la Catedral vacía (Captura Tv Pública/)

De hecho, a finales del año pasado, la Conferencia Episcopal Argentina asistió a Casa Rosada para reunirse con el mandatario, con la excusa del encuentro fue el tradicional saludo de fin de año, en lo que significó también que las máximas autoridades de la Iglesia católica volvieron a reunirse con el Poder Ejecutivo luego de que el encuentro se frustrara en 2020, en medio del malestar por el rol presidencial en el tratamiento de la ley para la legalización del aborto.

En ese encuentro, los representantes de la Iglesia resaltaron la importancia de que se lleguen a “acuerdos fundamentales”, que “detengan la continua confrontación” que se vive en el país. También alertaron sobre el “aumento en la violencia”, además de “la creciente desigualdad social, el aumento de la pobreza, la problemática del acceso a la vivienda y la crisis educativa que generó la pandemia”. Y transmitieron su fuerte preocupación por el avance de las apuestas online, a la que calificaron como una “problemática nociva, especialmente para la población de alta vulnerabilidad”.

Axel Kicillof aumentó un 60% programas de ayuda social y dejó un mensaje para el FMI

La relación entre la administración de Fernández atraviesa además un momento tenso con la Iglesia, en especial con el Papa Francisco, algo que desmienten desde Casa Rosada. El último enviado oficial fue el canciller Santiago Cafiero, quien tenía una audiencia con el sumo pontífice que fue cancelada el mismo día por problemas de salud del Papa, del que luego se conocieron actividades realizadas en esa fecha.

Para eludir las críticas que podrían darse en la catedral porteña es que se había evaluado el viaje del mandatario a la Antártida. Sin embargo, un informe elevado por el SMN a Jorge Taiana, ministro de Defensa y principal impulsor de la idea de realizar la conmemoración de la fecha patria en la Antártida, fue el que cambio los planes. Allí se consignó que: “La posibilidad de que se produzca el fenómeno “mar de nubes”, combinada con las bajas temperaturas, los vientos entre fuertes y moderados, que se esperan entre la madrugada del 25 de mayo y las primeras horas de la mañana, dan lugar a condiciones que no son las más favorables para una visita”. Y se agrega a eso “las pocas horas de luz solar características de la época, lo cual acorta el margen para adaptar los horarios a la espera de condiciones meteorológicas adecuadas”.

Tampoco para el cardenal Poli la situación será muy cómoda. Viene de quedar expuesto en un informe de una comisión técnica del Vaticano que objetó una serie de operaciones inmobiliarias realizadas por el Arzobispado de Buenos Aires a su cargo. Después Poli se reunió con el Papa, quien le expresó su respaldo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.