Iñaki de Fobia y Javier Bátiz reconocen el virtuosismo de Sax

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 14 (EL UNIVERSAL).- El fallecimiento de Eulalio Cervantes Galarza, conocido como "Sax", deja de luto no sólo al rock en español sino a toda una generación, dice en entrevista el tecladista y guitarrista Iñaki Vázquez, integrante de Fobia.

"Era un músico que destacaba. El hecho de que su apodo haya sido precisamente su instrumento es porque era muy virtuoso, melódico, muy buen arreglista y como no le alcanzaba un saxofón para hacer las armonías que traía en su cabeza empezó a tocar con dos y a hacer unas armonías increíbles", señala Iñaki.

"Nosotros (Fobia) escuchábamos bastante ska cuando empezábamos pero luego fuimos depurándonos más hacia el new wave y los sonidos que estábamos manejando en el primer disco pero íbamos a muchos conciertos de la Maldita porque por el 86-87 casi eran la única opción".

El saxofonista de la banda de ska y rock La Maldita vecindad y los hijos del quinto patio, perdió la vida según informaron este domingo tras de ser hospitalizado por complicaciones del Covid-19. A él, se le deben algunos de los riffs más representativos dentro del género en temas como "Kumbala", cuyo intro fue tocado por Sax.

El tema es uno de los provenientes del disco "El circo", lanzado por Maldita vecindad en 1991 y que a decir de Iñaki es "una de las obras maestras del rock en español mexicano".

"No pretendo haber sido de las personas más cercanas a él ni nada pero para mí fue un honor convivir con él en los primeros años del nuevo movimiento del rock en español cuando a finales de los 80 Maldita vecindad fueron padrinos de Fobia en Rockotitlan", recuerda Iñaki.

"Ya teníamos unos meses de existir pero la primera vez que tocamos ahí fueron los que nos dieron chance de abrirles y fue una gran oportunidad".

Para el guitarrista mexicano Javier Bátiz la partida de Sax deja un vacío en el grupo pero también es algo que pega a la comunidad musical. Bátiz comparte que llegó a conocerlo; por ejemplo en 2015 compartieron camerinos como parte de un festival.

"Sax deja un espacio sin cubrir porque él era el único de un grupo famoso que tenía un saxofonista, era para que siguieran el camino otros músicos y nunca entraron. Se convirtió en un icono por las cosas que hacía, de repente tocaba con dos saxofones y era muy chistoso. Era un artista completo", apunta.

"Yo trabajé con ellos de vez en cuando pero me acuerdo mucho de una actuación excelente en Tajín (2015). Ya se están yendo todos, me acaban de avisar de la familia Castro que murió Arturo anoche. Se van de tres en tres, a ver quién es el que falta, qué horror".

Para Iñaki, además se fue una oportunidad de volver a charlar con Sax pues explica que quería invitarlo como parte de su podcast de Leyendas del rock pero el estado de salud del músico (que desde 2020 había tenido recaídas) no se los permitió.

"El legado de sax es enorme, escuchar todos los arreglos, la manera en que enriqueció los arreglos de su banda, es algo que permanecerá para siempre. El sonido de la maldita vecindad tenía muchísimo qué ver con la manera en que veía los arreglos Sax".

"Yo creo que Maldita vecindad es de las bandas más importantes que han existido en la historia de nuestro país".