Iñárritu, Del Toro y Cuarón salvan a Fidecine

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 22 (EL UNIVERSAL).- Los conocidos Tres Amigos hicieron ayer un frente común y junto con la comunidad cinematográfica mexicana lograron, en una hora, frenar la desaparición del Fidecine que promovía una iniciativa del partido Morena en la Cámara de Diputados.

Guillermo del Toro ("La forma del agua"), Alfonso Cuarón ("ROMA") y Alejandro González Iñárritu ("El renacido") participaron en un encuentro virtual organizado por Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara Baja, con Mario Delgado, coordinador morenista, firmante de la iniciativa.

"Me atrevo a decir que (el cine) es de las pocas industrias exitosas en nuestro país, pero no se creó sola; estos estímulos han sido fundamentales para el desarrollo de una comunidad que ha creado esta industria, no es sólo la creación de empleos sino todas las repercusiones que tiene", argumentó Cuarón.

Tras escuchar a los ganadores del Oscar; a Mónica Lozano de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) y María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), entre otros, Delgado afirmó que el Fidecine se quedaba.

Y recogió las declaraciones de González Iñárritu, quien solicitó no sólo respetar al fondo, sino duplicar sus fondos.

"Hay que ver cómo mejorarlo, aprovechemos esta conyuntura", indicó el legislador.

El Fidecine, creado en 2002, ha apoyado desde entonces a una de cada cinco películas nacionales producidas, entre ellas "No se aceptan devoluciones", con más de 15 millones de espectadores y la saga animada de de Huevocartoon.

El Fide, como le llama la comunidad fílmica, tiene un carácter industria, por lo que respalda proyectos de índole comercial. En la selección de los mismos participan representantes de todos los sectores de la producción como productores y exhibidores y representantes de la Secretaría de Hacienda.

Es un fondo que, también, ha promovido la generación de nuevos cineastas, pues uno de cada cinco proyectos han sido óperas primas como "Kilómetro 31", de Rigoberto Castañeda; "El violín", de Francisco Vargas; "Efectos secundarios", de Issa López, ahora halagada por el escritor Stephen King, y "La leyenda de la nahuala", de Ricardo Arnaiz, convertida ya en una saga fílmica animada y serie.

Cada película genera en promedio 100 empleos directos y por cada peso entregado al cine, se invierten cinco de distintas instancias.

"Cuando yo hice en el (año) 99 'Amores perros' se producían siete u ocho películas al año, hoy se están haciendo 200, eso quiere decir que es un 2 mil%, creo que la industria se lo ha ganado.

"Independientemente que he tenido la fortuna y el privilegio que no dependo de los fondos gubernamentales, sí he visto cómo esta industria ha crecido en todos los aspectos, no solamente artísticos y técnicos, es una industria que se ha ganado peso a peso el apoyo que se le ha dado", señaló González Iñárritu.

En la segunda convocatoria Fidecine 2019 se especifica que máximo cada proyecto podrá tener acceso a seis millones de pesos o hasta el 49% del presupuesto total del proyecto.

Entre los ya autorizados en espera de rodaje están "Juana", dirigida por Daniel Giménez Cacho y la animación "La balada del fénix", de Arturo Ambriz.

La iniciativa de Morena se dio un día después de que María Novaro, actual directora del Imcine, tranquilizara a cineastas ante los rumores de la desaparición del propio Instituto y la falta de recursos.