Iñárritu agradece con Bardo a Hollywood

Mario P. Székely, corresponsal

HOLLYWOOD, California, EU, noviembre 5 (EL UNIVERSAL).- En una noche que azotó el frío y la ventisca en la llamada tierra de las estrellas, el mexicano Alejandro González Iñárritu tuvo el debut de su filme "Bardo" en Estados Unidos dentro del marco del AFI Fest Film Festival, acompañado del actor Daniel Giménez Cacho y más integrantes de su equipo.

Esta fue la última parada de Bardo tras estrenarse en las ediciones de los festivales de Venecia, Telluride y Morelia. En la presentación, el cineasta de 59 años pidió a la concurrencia que se dejara llevar por el hechizo del filme basado en sentimientos y memorias, desprendidas de la meditación de él como migrante de dos décadas en California.

"Estar aquí en el Teatro Chino con el reparto y el staff de realización es un gran privilegio y honor después de haber vivido en esta ciudad de Los Ángeles que me ha arropado durante 21 años, además de poder compartirlo con mi familia. Aquí dentro están muchos amigos. Personales, profesionales de la industria", dijo el mexicano a EL UNIVERSAL minutos antes de la proyección.

En "Bardo", Giménez Cacho interpreta a Silverio Gama, un documentalista que emigró a Estados Unidos y que recibe el llamado a visitar México para ser condecorado. La cinta es una odisea de memorias y recuerdos que se yuxtaponen y cruzan frente al protagonista, abordando temas como de identidad, pertenencia, la patria, los amigos que se olvidan, la familia que une y las cosas que aquejan al mexicano, desde la violencia de La Conquista, hasta los crímenes contra las mujeres.

"La crisis de Silverio como periodista es la verdad y la ficción. Creo que ahora con el Internet se ha abierto una especie de bardo donde la realidad y la ficción existen dentro del mismo espacio, llevándote a escarbar para saber cuál es cuál", dijo el realizador, quien acudió acompañado de su esposa, sobre la tesis de su película.

"Estamos en ese momento donde ya no hay una verdad oficial. Incluso una vacuna puede ser tomada ideológicamente por un partido político o religiosamente. Así que hay ficciones que se crean y tienen un impacto. Lo mismo sucede con el calentamiento global. La ficción y la realidad están conviviendo en un mundo tremendamente bardesco", añadió.

Pared con pared del Teatro Dolby, recinto que ha premiado a Iñárritu con cuatro premios Oscar, resultó obligado preguntarle sobre el lugar que tiene los premios en su vida, siendo que la excusa para que suceda Bardo es que Silverio será galardonado: "Un premio siempre se agradece. Es hermoso, pero también es pasajero. Tampoco hace mejor la película", dijo.

Ante la idea de compartir espacios con figuras cuyos nombres están escritos sobre estrella, dijo: "Sería una lista interminable de personalidades que pudiera citar y que cruzaron la puerta del Teatro Chino en sus premieres; pero pienso de inmediato en Orson Welles y Billy Wilder como directores", compartió Iñárritu, un tanto cansado de su viaje; pero satisfecho de traer bajo el brazo a su Bardo.

"Hollywood no es un lugar. ¿Qué es Hollywood? Yo todavía no lo sé", cuestionó el director mexicano.