Huyeron durante más de 10 años. Juez los condena por muerte de buceadora en Florida

·4  min de lectura
MH

Dos personas que eran propietarias de una empresa de viajes de buceo chárter en los Cayos de la Florida fueron sentenciados en un tribunal de Miami por su papel en la muerte de una buceadora en 2011 y enfrentan la deportación cuando cumplan la condena.

Christopher Jones y Alison Gracey, de origen británico, comparecieron ante el juez Lawrence King quien condenó a Jones a 51 meses de prisión y un período de tres años de libertad supervisada por el caso por su papel en el homicidio involuntario de Aimee Rhoads, de 36 años.

Gracey fue sentenciada al tiempo que ya ha cumplido bajo custodia: 18.5 meses y un año de libertad supervisada. Ambos serán deportados al término de sus penas, informó la Fiscalía Federal del Distrito Sur de la Florida.

Los acusados estuvieron más de diez años huyendo de las autoridades estadounidenses hasta que finalmente fueron arrestados en 2021 en España y en enero de 2022 los extraditaron.

Jones, de 58 años, y Gracey, de 55, eran dueños de Key Largo Scuba Shack, LLC, desde aproximadamente junio de 2010 hasta diciembre de 2011. Operaban una embarcación de 24.8 pies llamada “M/V Get Wet”.

El barco realizó un viaje de buceo el 18 de diciembre de 2011 con dos tripulantes y seis pasajeros. Durante su primera parada de buceo, las condiciones del mar cambiaron y las aguas estaban agitadas. En ese momento el operador de la embarcación notó que la bomba de achique había fallado.

Cuando los buceadores subieron al bote después de la inmersión, el barco comenzó a llenarse de agua y a balancearse pesadamente. El “Get Wet” finalmente volcó y rápidamente se hundió unos 30 pies hasta el fondo del océano. Durante su descenso, se desprendió un banco de 300 libras que no estaba debidamente asegurado a la cubierta de la embarcación, dijo la fiscalía.

Fabricado con material flotante, el banco saltó hacia la superficie del océano cuando el barco se hundió. Una de las piernas de Rhoads, de Federal Way, Washington, quedó atrapada contra el parabrisas de la embarcación. La mujer se ahogó.

Barco necesitaba reparaciones

Los expertos de la Guardia Costera inspeccionaron el barco y encontraron “serias deficiencias”. Ninguno de los compartimentos de sentina, incluidos los espacios del motor debajo de la cubierta del barco, eran impermeables. El espacio de sentina más a popa estaba cubierto por una placa de cubierta con orificios para 30 pernos, de los cuales faltaban 22 y los ocho restantes estaban sueltos.

La madera en la parte inferior del banco de 300 libras estaba podrida y los tornillos destinados a asegurarlo a la plataforma eran demasiado pequeños. Debajo de la cubierta, los agujeros que permitían que el agua fluyera entre los distintos compartimentos de sentina comprometían todos los mamparos. Una bomba de achique se había desmontado y vuelto a montar incorrectamente, lo que provocó que fallara, según las autoridades.

La investigación criminal de la Guardia Costera tras la muerte de la buceadora reveló que Jones y Gracey sabían antes de la tragedia que la embarcación necesitaba reparaciones, pero continuaron operando el “M/V Get Wet”.

La Fiscalía Federal dijo que después de las inspecciones, la Guardia Costera notificó a Jones y Gracey que la embarcación necesitaba reparaciones, lo que incluía asegurar la cubierta del banco central del motor a la cubierta y hacer reparaciones debajo de la cubierta para asegurar la integridad hermética de los mamparos.

Los empleados de la operación de buceo también “informaron repetidamente a Jones que Get Wet se inundó peligrosamente. Las placas de la plataforma apenas estaban unidas y la cubierta del banco del motor se balanceaba hacia adelante y hacia atrás”.

El “Get Wet” se averió repetidamente y el equipo del barco falló, incluidas las bombas destinadas a vaciar el agua del barco.

En un viaje con Gracey a bordo como instructora de buceo, el barco casi se hunde, dijo la fiscalía.

En los dos meses anteriores al hundimiento del barco, el “Get Wet” fue remolcado hasta la orilla en tres ocasiones distintas.

El Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida, Juan Antonio González, y Zinnia James, Agente Especial a Cargo del Servicio de Investigación de la Guardia Costera región sudeste , anunciaron los resultados de la audiencia de sentencia el viernes.