El huracán Ian azota Carolina del Sur tras una marcha mortal por Florida

Vista aérea de barcos y edificios dañados después de que el huracán Ian causara una gran destrucción en Fort Myers

Por Brad Brooks y Brendan O'Brien

30 sep (Reuters) -Un revitalizado huracán Ian azotaba la costa de Carolina del Sur el viernes por la tarde, tocando tierra de nuevo tras una paso mortal por la península de Florida, que arrasó con casas y dejó varadas a miles de personas en la costa del golfo del estado.

La tormenta, ahora de categoría 1, tocó tierra a las 1805 GMT cerca de Georgetown, una ciudad costera situada a unos 97 kilómetros al norte de la histórica ciudad de Charleston, con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Se espera que Ian provoque inundaciones, mareas de tempestad y vientos potencialmente mortales en Carolina del Sur, Georgia y Carolina del Norte. Las autoridades de los tres estados advirtieron a los residentes de que se prepararan para condiciones peligrosas.

El huracán llegó a la costa del golfo de Florida el miércoles como una de las tormentas más potentes que jamás haya azotado el territorio continental de Estados Unidos, transformando balnearios en zonas de desastre con inundaciones y vientos catastróficos.

Se han reportado al menos 21 muertes en Florida, dijo Kevin Guthrie, director de la División de Gestión de Emergencias del estado, en una sesión informativa matutina, en la que destacó que algunos de esos informes siguen sin confirmarse.

Se prevé que Ian se debilite rápidamente a medida que se desplaza hacia el interior de las Carolinas y se espera que se disipe sobre el oeste de Carolina del Norte o Virginia a última hora del sábado, dijo el NHC.

Georgetown, con una población de unos 10.000 habitantes, es un destino turístico conocido por sus calles bordeadas de robles y sus más de 50 lugares incluidos en el Registro Nacional de Lugares Históricos. La ciudad resultó muy dañada por el huracán Hugo de 1989.

Incluso antes de la llegada de Ian, Charleston estaba sufriendo lluvias torrenciales. En las redes sociales se podían ver vídeos con varios centímetros de agua en algunas calles de la ciudad portuaria, especialmente propensa a las inundaciones.

Un informe encargado por la ciudad y publicado en noviembre de 2020 reveló que cerca del 90% de las propiedades residenciales eran vulnerables a las inundaciones por mareas de tempestad.

"Ahora mismo estamos en el centro", dijo Matt Storen, un sargento de policía en Isle of Palms, una pequeña comunidad de playa en una isla en Carolina del Sur. "Hay muchos cortes de luz, estamos recibiendo (información de) algunos árboles caídos".

Antes de tocar tierra, Storen dijo que las ráfagas de viento eran de 97 kilómetros por hora y que había alguna erosión en las playas.

Más de 145.000 hogares y empresas de las Carolinas estaban sin electricidad, según el sitio web de seguimiento PowerOutage.us.

SENTIRSE PERDIDO

Dos días después de que Ian golpeó por primera vez Florida, la magnitud de los daños se hacía más evidente.

"Está claro que ha sido un gran golpe", dijo el gobernador Ron DeSantis en una reunión informativa.

Unas 10.000 personas no han sido localizadas, dijo Guthrie, pero muchas probablemente estaban en refugios o sin electricidad. Alrededor de 1,8 millones de hogares y negocios de Florida seguían sin energía el viernes, según PowerOutage.us.

El presidente Joe Biden, en un discurso en la Casa Blanca, dijo que el huracán probablemente se encuentre entre los peores de la historia de Estados Unidos.

"Apenas estamos empezando a ver la escala de la destrucción", dijo.

(Reporte de Brad Brooks; información adicional de Joseph Ax, Dan Whitcomb, Sharon Bernstein, Rich McKay y Brendan O'Brien; redacción de Joseph Ax. Edición de Gerry Doyle, traducido por Tomás Cobos)