El huracán Florence tocó tierra en EE.UU. y causa estragos en Carolina del Norte

LA NACION

WILMINGTON.- El huracán Florence tocó finalmente tierra esta mañana en la costa de Carolina del Norte, donde las inundaciones y los fuertes vientos ya habían golpeado durante la madrugada como consecuencia del fenómeno meteorológico. A pesar de que se degradó a categoría 1, está causando "estragos" en en ese estado y amenaza a comunidades enteras, dijo el gobernador Roy Cooper.

"La tormenta está causando estragos en nuestro estado", dijo Cooper, al señalar que medio millón de personas están sin electricidad y un río tenía oleaje de hasta tres metros. "Nos enfrentamos a múltiples amenazas. Estamos profundamente preocupados por comunidades enteras que podrían ser barridas", agregó.

"El huracán Florence tocó tierra cerca de Wrightsville Beach, Carolina del Norte, a las 7.15 [8.15 en la Argentina] con un vientos máximos estimados de 150 kilómetros por hora y una presión mínima central estimada de 958 mb", tuiteó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), que en su parte de las 6 había advertido sobre la peligrosidad del ciclón pese a su degradación.

La tormenta provocó hoy marejadas peligrosas y continuarán los vientos huracanados a lo largo de la costa de Carolina del Norte y Carolina del Sur, donde se esperan grandes inundaciones, de acuerdo al reporte. Florence representará una "amenaza importante" por las próximas 24 a 36 horas, advirtieron las autoridades. "Esto no es el final", dijo Jeff Byard, responsable de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).

Destrozos y cortes de luz

Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel que se derrumbó y muchos más que desafiaron las órdenes de evacuación esperaban ser rescatados. Pedazos de inmuebles destrozados por el huracán volaban por los aires.

Más de 415.000 hogares y negocios quedaron sin electricidad en Carolina del Norte, según powerfueltage.us, que rastrea la red eléctrica de la nación. En las calles costeras fluía agua espumosa del océano.

Los pronosticadores dijeron que se esperaba una inundación "catastrófica" de agua dulce a lo largo de las vías fluviales de ambas Carolinas.

Los meteorólogos advirtieron que el ataque del ciclón durará horas porque Florence avanzaba lentamente y sigue recibiendo energía del océano. El huracán avanzaba a apenas 9 km/h; los vientos huracanados se extendían a 130 kilómetros de su centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían en un radio de hasta 315 kilómetros. Brock Long, director del FEMA, instó a la población a tomarse muy seriamente la tormenta.