Hungría confirma su divorcio de la UE y se echa en los brazos de Vladímir Putin

·3  min de lectura

Hungría entró en la Unión Europea en 2004, por lo que este 2022 cumple la mayoría de edad (18 años). Y al igual que para muchos adolescentes se trata de un momento en el que se empieza a plantear la marcha del hogar de los padres, también parece que en territorio húngaro se empieza a reflexionar sobre la relación con sus socios comunitarios.

Los últimos años han estado marcados por las tensiones y las desavenencias, pero la guerra de Ucrania y las sanciones a Rusia han terminado de evidenciar el punto extremo en el que se encuentran el matrimonio entre Hungría y la UE.

Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, en una reunión en Europa. (Photo by JP Black/LightRocket via Getty Images)
Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, en una reunión en Europa. (Photo by JP Black/LightRocket via Getty Images)

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán lleva más de una década al frente del país y en este tiempo se ha dedicado a ir reduciendo los derechos y libertades. Tanto es así que ha sometido a tribunales, medios de comunicación, ONG's y al mundo académico y ha restringido los derechos de mujeres, gais e inmigrantes.

Un retroceso evidente de la democracia que ha provocado numerosos roces con la Unión. El último ejemplo ha sido con la recomendación comunitaria de suspender unos 7.500 millones de euros en ayudas para Hungría. Una medida que no es baladí, ya que representa el 5% del PIB estimado húngaro para el año 2022.

Todo un varapalo financiero que abre una nueva brecha en la relación entre ambos y que pone de relieve que la posibilidad de que Hungría abandone la Unión no es tan remota. Paralelamente a este alejamiento, Orbán se ha ido acercando cada vez más a Rusia.

Pese a que los 27 han intentado ir de la mano en las sanciones a Moscú, Hungría siempre ha sido la nota discordante. Y un arma que Vladímir Putin no ha dudado en utilizar para generar confrontación entre los países europeos.

Mientras que la UE en su conjunto ha decidido reducir su consumo energético procedente de Rusia, Hungría ha optado por lo contrario. El país ha llegado a un acuerdo con Gazprom para recibir más gas en los meses de septiembre y octubre.

Además, el Gobierno de Orbán va a construir dos reactores nucleares. Tal y como cuenta DW, el proyecto de 12.500 millones de euros fue financiado en un 80% por un préstamo de Rusia a Hungría, que sufragará el 20% restante.

Las relaciones entre Putin y Orbán son cercanas. (Photo by YURI KOCHETKOV/POOL/AFP via Getty Images)
Las relaciones entre Putin y Orbán son cercanas. (Photo by YURI KOCHETKOV/POOL/AFP via Getty Images)

Contra las sanciones

Esta buena relación entre ambos países también está siendo evidente en lo que respecta a las sanciones a Rusia. La UE plantea imponer más, pero lo cierto es que desde Hungría se amenaza con bloquearlas. De momento, el ministro de Exteriores húngaro ya ha señalado que serían un error, ya que "profundizaría la crisis de suministro de energía y dañaría a Europa".

Toda una declaración de intenciones que muestra que Europa tiene actualmente un hueso duro de roer que además cada vez está más cerca de Rusia, haciendo imposible una acción coordinada entre los 27.

Está por ver cómo avanza la situación y el desarrollo del conflicto en Ucrania, pero lo que parece claro es que las relaciones entre la Unión y Hungría cada vez se encaminan más hacia el divorcio. Mientras tanto, Putin celebra esta desunión en el seno de una UE que se ve impotente para pactar elementos de presión.

EN VÍDEO I Se casa un mes después de perder las dos piernas por una mina del ejército ruso y comparte el vídeo en redes

Más historias que te pueden interesar: