El humo de los incendios forestales es más tóxico al envejecer en la atmósfera: estudio

·3  min de lectura

Las emisiones, como el humo de los incendios forestales y los gases de escape de los vehículos, pasan por cambios químicos cuando entran en la atmósfera. Es decir, envejece lo que lo hace más peligroso.

Una nueva investigación de la Universidad de Georgia muestra, por primera vez, que estos cambios pueden afectar al tipo de tratamiento que necesitan los pacientes para combatir la exposición a dichos contaminantes.

“Descubrimos que después de que las emisiones entraran en la atmósfera, hubo cambios en la composición química. Estos afectaron a la forma en que expresaban su toxicidad”, dijo Rawad Saleh, profesor asistente de la Facultad de Ingeniería.

“Los mecanismos de toxicidad son diferentes si estás expuesto al humo directamente de un incendio, en lugar de después de que pase tiempo en la atmósfera”.

Para el estudio, publicado en la revista Atmospheric Environment, Saleh y un equipo de UGA quemaron biomasa (foliaje de roble, agujas de pino y ramitas de nogal) en una cámara ambiental, y luego utilizaron radiación UV para iniciar el envejecimiento fotoquímico de las emisiones.

HUMO FRESCO VS AL HUMO ENVEJECIDO

En un entorno de laboratorio, expusieron las células epiteliales pulmonares humanas al aerosol resultante. El aerosol creado por la quema de biomasa es tóxico para las células epiteliales pulmonares humanas, y los resultados del equipo indican que el tipo de exposición (humo fresco frente al humo envejecido, por ejemplo) afecta a las células de diferentes maneras.

El humo fresco es peor para causar daños a las mitocondrias, que procesan los alimentos y producen energía a nivel celular.

El humo envejecido causa más estrés oxidativo. Lo que puede provocar la muerte celular. Aunque el daño causado por la exposición a las emisiones puede ser causado de diferentes maneras, en la superficie puede parecer lo mismo.

“Puede haber varias personas expuestas a las emisiones de un incendio forestal que desarrollen una enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, dijo Saleh.

“Pero nuestros resultados sugieren que alguien expuesto al humo fresco, como un bombero, podría necesitar un tratamiento diferente para la EPOC que alguien expuesto al humo envejecido a 50 millas del incendio. Esto se debe a que los mecanismos que causan la enfermedad son diferentes”.

NIVELES SIMILARES DE TOXICIDAD

Dilucidar estos mecanismos será más importante, según Saleh, a medida que los contaminantes de nuestra atmósfera cambien con el tiempo.

Las emisiones causadas por el hombre de fuentes como los vehículos se están reduciendo a medida que mejora la tecnología. Pero los incendios forestales están aumentando su cuota de contaminación a medida que el cambio climático crea condiciones más cálidas y secas.

“Históricamente, la gente solía pensar que las emisiones de los incendios forestales o la quema de leña no son tan tóxicas como la quema de combustibles fósiles, pero tienen niveles similares de toxicidad”, dijo.

“Dentro de diez a 20 años, la mayoría de las cosas que respiramos que son dañinas probablemente provendrán de un incendio forestal en algún lugar del mundo”. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Descubren vapor de agua en la atmósfera de Marte

Los bosques tropicales pierden su capacidad de eliminar el carbono de la atmósfera

Los seres humanos emitimos 100 veces más CO2 a la atmósfera que todos los volcanes del mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.