Lo más humillante de la derrota en el Bernabéu

El astro argentino tiene unos registros goleadores a la altura de la talla de jugador que es: uno de los mejores de la historia

Como dijo José Mourinho después de llevarse un 5 a 0 ante el Barcelona de Pep Guardiola, "es un resultado muy fácil de encajar". Dada la superioridad azulgrana aquel día y la del Real Madrid el pasado miércoles no se le pueden buscar tres pies al gato. Sin embargo, la derrota -doble- del Barcelona a manos del eterno rival esta vez ha sido particularmente humillante, más allá del resultado.

Mestre: "Me sorprendería que Messi no firmara la renovación"

Porque el cuadro barcelonista solo ha conseguido ver puerta a través de un penal más que dudoso en el Camp Nou. En el feudo madridista apenas envió un balón al poste después de una pérdida por parte de los hombres de Zinedine Zidane. El cuadro azulgrana, otrora admirado por su incomparable poder ofensivo, se quedó seco en el peor momento posible sin olvidar que perderá a Luis Suárez durante un mes, mermando todavía más el frente de ataque, que quedará más que nunca en manos de Leo Messi.

Ver al rosarino aislado como estuvo también fue humillante. Messi tocó su primer balón en el Bernabéu pasados diez minutos de juego y para recuperar en zona defensiva, no para pisar el área rival o asistir a un compañero en posición de remate. El Real Madrid movió el esférico con la misma velocidad y criterio a cómo lo hacía el Barcelona no hace tanto tiempo, que en el Bernabéu no hizo más que perder balones. Hasta concedió la posesión nueve años después de la última vez. Eso sí fue humillante.

Lo mejor es que forma parte del pasado y si algo demostró la eliminatoria es que Ernesto Valverde tiene ideas para revolucionar el juego. Empezar contra el campeón de Europa supuso un reto para el que su Barcelona todavía no estaba preparado. Pero que nadie pierda de vista que esto acaba de empezar y que la plantilla no está ni mucho menos cerrada. Dicho de otro modo, solo se puede mejorar.