Humala: "En Perú salimos a menos de un año por presidente"

Lima, 19 nov (EFE).- El exmandatario peruano Ollanta Humala (2011-2016) no tiene dudas de que lo ocurrido en la última semana en Perú fue "un golpe de Estado" a manos de un grupo de partidos que trataron "tomar el poder ejecutivo por asalto" al destituir de manera polémica al expresidente Martín Vizcarra (2018-2020).

Una vez resuelta la crisis con la renuncia del efímero presidente transitorio Manuel Merino y la designación en su lugar del congresista Francisco Sagasti, Humala lamentó que, desde que dejó el Gobierno, su país salga a un promedio de menos de un año de mandato por presidente, con cuatro jefes de Estado en cuatro años.

Por eso, en una entrevista con Efe, el líder del Partido Nacionalista -investigado por presunto lavado de dinero en sus campañas electorales- exigió a Sagasti acciones claras contra los promotores del "golpe de Estado" para que no ocurra lo mismo con él.

Pregunta: ¿Qué opinión le merece la designación de Francisco Sagasti como presidente?

Respuesta: Sagasti es uno de los congresistas con mejor preparación para asumir este enorme reto y, además, pertenece a la única bancada (Partido Morado) que no estuvo involucrada en el golpe de Estado.

P: ¿Teme que le ocurra lo mismo que a Vizcarra?

R: Su situación es inestable porque dependerá de los votos del Congreso. En este quinquenio vamos a tener a Kuczynski, Vizcarra, Aráoz, que también juró el cargo; Merino y Sagasti. Salimos a menos de un año por presidente.

P: ¿Por qué se ha dado esta crisis tan grave?

R: Viene de atrás. Hablamos de un sistema de representación política destruido principalmente por Alan García y Alberto Fujimori, que han hecho que sea extremadamente sensible, frágil e inestable. Cuando el sistema ya no representa a la población, viene esta coyunturas de democracia directa, donde la gente sale a las calles a expresar su rabia porque se sienten defraudados por sus representantes, y tenemos a un grupo de representantes que responden a cálculos electorales antes que a intereses nacionales.

P: ¿Por qué ve como un golpe de Estado la destitución de Vizcarra a manos del Congreso por "incapacidad moral"?

R: El presidente solo puede ser acusado por el Congreso por cuatro motivos y ninguno es una investigación preliminar. Perversamente han interpretado la incapacidad moral como un tema de deshonor. Si esa imposición abusiva del Congreso prevalece, el presidente va a ser el funcionario público más inestable. Puede ser destituido en cualquier momento. Sería bueno que el Tribunal Constitucional desarrolle este artículo (de la Constitución).

P: ¿Con qué objetivo piensa que los partidos opositores a Vizcarra lo destituyeron?

R: Detrás de este golpe de Estado ha estado el interés de tumbarse a la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (Sunedu), renovar el Tribunal Constitucional para tener una corte 'ad hoc' que les permita aceptar todas estas cosas y darles un marco constitucional, asaltar el presupuesto general y quedarse más tiempo en el poder o buscar manipular las elecciones.

P: ¿Qué importancia tiene la Sunedu en todo esto?

R: Hay intereses de grupos económicos muy importantes en el Congreso. La mayoría de estas bancadas corresponden a universidades privadas. Alianza Para el Progreso (APP) a la Universidad César Vallejo (UCV), Podemos a Telesup, que no ha sido homologada por la Sunedu; el fujimorismo a Alas Peruanas (UAP) y el Partido Aprista a la Universidad San Martín de Porres (USMP).

P: ¿Cuál es la relación entre esas universidades y esos partidos?

R: Las universidades que tuvieron un poder económico gracias a la ley de Fujimori, que permitió la inversión privada, se han descontrolado y quieren convertirse en un poder político. Ha habido un interés perverso de estas bancadas de continuar en el Congreso porque han sido electos solo por un año y no pueden reelegirse, pero encontraron una posibilidad de poner a un presidente de transición (Merino) que podía haber postergado la fecha de las elecciones por cualquier motivo.

P: ¿A qué se abocaba Perú con Merino?

R: A nada, ni siquiera pudo consolidar un gabinete. Entendió mal las cosas. La visión personal le jugó una mala pasada. Habían intereses espurios de los vacadores, donde Merino iba a ser el parachoques del armatoste que venía detrás, que eran todos estos partidos que han querido tomar el poder ejecutivo por asalto. Todo esto tiene que ser juzgado, y va a ser importante que el actual presidente tome acciones porque él sigue en la misma inestabilidad que Vizcarra y Merino.

P: Uno de los promotores de la destitución fue Unión Por el Perú (UPP) y se especuló con que Merino hubiese indultado a su hermano Antauro, condenado a 19 años de prisión por la asonada militar del "Andahuaylazo" en 2005. ¿Temía que ocurriese?

R: No creo que hubiese pasado. El indulto sería ilegal porque no califica para los delitos de secuestro agravado. Tanto para él como para Fujimori. Es una de las razones por las que no fue considerado dentro de un posible indulto en mi Gobierno.

P: ¿Cómo hubiese actuado usted en la posición de Vizcarra tras ser destituido?

R: Nosotros vivimos esta amenaza en nuestro Gobierno. La mayoría en el Congreso la tenía el Partido Aprista, el fujimorismo y APP, pero creo que se hicieron bien las cosas. Llevamos a Perú por la senda del crecimiento, estabilidad económica y políticas sociales. Hemos iniciado proyectos y hemos dejado megaproyectos para el siguiente Gobierno.

P: Sin embargo, esa situación cambió con el Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

R: Kuczynski subestimó al adversario que tenía y el adversario lo vio como un enemigo. Cuando hicimos el relevo, le dije que no iba a poder gobernar con 73 congresistas fujimoristas y media docena de apristas. Tenían casi los votos para vacarlo. Le recomendé no transar con ellos y, si hay que cerrar el Congreso, que lo cierre y haga un nuevo proceso electoral. Estoy seguro que la gente hubiese respondido para dar estabilidad.

P: ¿En qué se equivocó Vizcarra?

R: Él participó en la caída de su presidente. Tiene responsabilidad al menos ética y política. Vizcarra cometió el error de no participar en las elecciones con una bancada después de la popularidad que le dio el cierre del Congreso. Eso habría evitado todo esto. Su otro error fue no denunciar a los sediciosos en su primer intento por destituirlo (en septiembre).

P: Tras las denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas en la represión a las masivas protestas contra Merino, ¿le recuerda esto a la época de Fujimori?

R: Las dos coyunturas se han dado con procesos electorales en marcha. Eso demuestra que hay fuerzas no democráticas que quieren romper el proceso pero, como están diciendo, se han metido con la generación equivocada.

(c) Agencia EFE