Hugo Moyano perdió el Sindicato de Camioneros de Santa Fe a manos de un opositor que estuvo en la mira de un sicario

Sergio Aladio, el dirigente de camioneros de Santa Fe que desafió al poder de los Moyano
Sergio Aladio, el dirigente de camioneros de Santa Fe que desafió al poder de los Moyano - Créditos: @Facebook

Tras seis años de gestiones, el Sindicato de Camioneros de Santa Fe logró desafiliarse de la Federación Nacional, la entidad agrupa a todas las seccionales del país y que es liderada por Hugo Moyano desde 1991. El gremio santafecino, que tiene 15.000 afiliados, es conducido por Sergio Aladio, un dirigente opositor al moyanismo que fue hace unos meses víctima de una escucha en la que un sicario pidió dinero a sus rivales para “cagarlo a tiros”. En el mensaje, surgido de una escucha judicial legal y dado a conocer por LA NACION, un preso de la cárcel de Piñero llamó a Juan Mateo Chulich, un aliado de los Moyano en la provincia, para ofrecerle atentar contra la vida de Aladio.

La Federación de Camioneros aceptó finalmente la desafiliación del sindicato opositor santafesino, que ahora transitará con independencia la representación de los choferes de la provincia. Aladio leyó anoche la carta documento enviada por Moyano en la que aceptó la escisión. El trámite de desafiliación comenzó en 2016, pero Moyano esquivó el tema e intentó tomar la seccional mediante intervenciones ilegales y maniobras fraudulentas, según denunció Aladio.

La trastienda de las tres salidas de funcionarios que sacudieron el fin de año del Gobierno

“Esto tan esperado por el sindicato de Santa Fe es la noticia que aleja esos fantasmas de intervención fraudulenta que quisieron imponernos por las buenas y por las malas, pero no lo lograron”, celebró Aladio, en un acto rodeado con 350 delegados. Además, cuestionó la connivencia del Ministerio de Trabajo de la Nación y la familia Moyano para evitar ser reconocido como el secretario general del gremio local de los camioneros. Aladio evitó los nombres propios, pero habló de una “sociedad maligna”, según un comunicado.

“Alejarse de Hugo Moyano significó la posibilidad de tener nuestra propia obra social con más de 20 mil capitas ya en la Provincia, poder tomar nuestras propias decisiones en lo gremial y la independencia económica. Un gremio en movimiento continuo y con muchas actividades”, remarcó Aladio en su discurso.

Hugo Moyano sale al balcón durante la reunión del sindicato en el Ministerio de Trabajo
Hugo Moyano sale al balcón durante la reunión del sindicato en el Ministerio de Trabajo - Créditos: @Santiago Filipuzzi

Y añadió: “Fueron nueve años de lucha y de trabas en el camino, no importaba el gobierno de turno, cada vez que podían trataban de venir por nosotros. Hubo tres intentos de intervención, bloqueos en las cuentas bancarias, bloqueos en la AFIP, apriete a las empresas, apriete a los trabajadores a través de la obra social de ellos y para que renuncien a la nuestra. Hay que sumarle a eso cosas más turbias: atentados en contra de la institución y hasta un intento de ir por mi vida….sin dejar de recordar una simple inscripción de un gremio paralelo que tratan de seguir sosteniendo en Santa Fe. Todo armado con firmas de trabajadores y papeles truchos. A ese gremio paralelo lo habilitó el [ex]ministro de trabajo Moroni cuando la justicia penal tenía secuestrado el expediente por firmas falsas. Los Moyano son capases de todo”.

La desafiliación del Sindicato de Santa Fe a la Federación Nacional que conduce Moyano es un revés para el jefe camionero ya que puede generar un efecto domino en otras provincias donde no comulgan con su manera de conducir. Otra de las seccionales de peso que podría dar un paso similar es la de Córdoba, según informaron a LA NACION fuentes sindicales.