Guardamos en el lugar equivocado los huevos y la culpa la tienen los fabricantes de neveras

·3  min de lectura

Cuando se adquiere una nevera nueva, ¿dónde viene colocada la huevera? La respuesta a esta pregunta es sencilla: en la puerta. Lo habitual, además, es que esté en la parte superior. Sin embargo, ese no es el lugar recomendado ni el mejor para conservar los huevos una vez que estos completan el viaje del supermercado a casa. Una guía publicada hace poco por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda olvidarse de la puerta y buscarles un lugar más apropiado.

Este gesto no es el mejor para conservar los huevos. (Foto: Getty Images)
Este gesto no es el mejor para conservar los huevos. (Foto: Getty Images)

La imagen que acompaña a una serie de indicaciones sobre la conservación de los alimentos en el frigorífico editada por la mencionada agencia deja muy claro cuál es el mejor lugar para cada uno. En el caso de los huevos, en la balda superior. Es decir, arriba, sí, pero no en la puerta, sino en el interior. La razón tiene que ver con los cambios de temperatura, mucho más notables en la puerta de la nevera que en el interior. Hay alimentos que deben “evitar oscilaciones de temperaturas” y los huevos son uno de ellos.

Respecto a guardar este alimento en el frigorífico y no fuera, hay una pregunta recurrente de los consumidores que tiene que ver con el hecho de que en el supermercado los encuentran a temperatura ambiente. La explicación tiene que ver con el lugar exacto en el que este alimento está colocado en las superficies comerciales. Si el cliente se fija al ir a hacer la compra, se dará cuenta de que suelen encontrarse muy cerca de las cámaras frigoríficas. Eso garantiza que estén en las zonas más frías del local.

Las indicaciones sobre la conservación en casa de este alimento dadas por el Instituto de Estudios del Huevo son bastante claras: “Mejor en su envase y en un estante del refrigerador. Mantenerlos en el compartimento destinado a los huevos en la puerta no es recomendable, porque es la parte con mayores saltos de temperatura”.

El hecho de que se recomiende guardarlos tal cual se compran y no sacarlos del cartón o el plásticoy meterlos en la huevera se debe, indican, a que “en su envase están protegidos de cambios de temperatura, de olores y golpes y del contacto con otros alimentos. Además el envase tiene la información sobre la fecha de consumo preferente, que no es obligatorio que se indique en la cáscara del huevo, y es esencial para saber cuándo debemos consumirlos”.

Volviendo a la guía de la AESAN, esta da otros consejos como limpiar la nevera a fondo al menos una vez al mes y mantener separados los alimentos crudos de los cocinados. En cuanto a cómo ordenarlos de manera eficiente y salvaguardando su conservación dan el siguiente orden de arriba a abajo: 

  • Cocinados o listos para el consumo.

  • Carnes y pescados crudos.

  • Frutas y verduras (en el cajón).

También se aconseja colocar delante los alimentos que haya que consumir antes y usar los niveles inferiores para descongelar. La puerta, donde ha quedado claro que no deben ir los huevos, se queda para las bebidas y las salsas, por ejemplo.

EN VÍDEO | Ahorra tiempo y deja de pochar los huevos uno por uno con este truco

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.