Cómo hacer un huevo duro correctamente

CIUDAD DE MÉXICO, junio 13 (EL UNIVERSAL).- El huevo duro es una de las presentaciones más sencillas de este alimento. Su preparación consiste en sumergir un huevo con cascarón en agua hirviendo hasta que la clara y la yema se endurezcan. Este modo de cocción es ideal para unos huevos a la diabla, para agregarlos a ensaladas, sándwiches, a un tazón de ramen o un arroz rojo.

Puede parecer un proceso simple, pero Larousse Cocina explica que, si la yema se cuece de más, toma un color verdoso y desprende un olor penetrante a azufre.

Si quieres evitar este problema, a continuación te compartimos algunos tips para obtener un huevo duro perfecto.

Elige el huevo correcto

Según el blog gastronómico The Kitchn, los huevos viejos se pelan con mayor facilidad. Con el paso del tiempo, las claras aumentan su pH y se adhieren con menos fuerza al cascarón. Por este motivo, opta por las piezas que lleven más tiempo dentro de tu refrigerador.

Primero el huevo, después el agua

Una vez que hayas escogido los huevos, ponlos en una olla donde quepan cómodamente. Después vierte agua fría hasta que se encuentre dos centímetros por encima de los huevos.

All Recipes señala que, si realizas este proceso al revés, los huevos podrían romperse si golpean el fondo de la olla.

Cuida el tiempo de cocción

Coloca la olla a un fuego medio-alto hasta que el agua comience a hervir. A partir de ese momento, ajusta la temperatura para que hierva a fuego lento y empieza a tomar el tiempo.

Esto dependerá del tamaño de los huevos y la cocción que desees, indica el medio gastronómico Fine Cooking. Si quieres que la yema esté líquida, bastarán cinco minutos. Si prefieres que esté sólida, hierve a fuego lento durante aproximadamente ocho minutos.

Otra manera de cocer los huevos es que cuando el agua comience a hervir, tapes la olla y la retires del fuego. El tiempo de reposo dependerá de ti: siete minutos para una yema blanda y 11 minutos para una yema sólida.

Escoge el método que se ajuste a tu tiempo disponible y la atención que pondrás en el proceso de cocción.

Sumerge en agua con hielo

Con ayuda de unas pinzas, saca el huevo duro de la olla y colócalo inmediatamente en un tazón lleno de agua con hielos. Además de enfriarlo, Larousse Cocina explica que sumergir el huevo en un recipiente de agua con hielos durante un par de minutos te permitirá retirar su cáscara con mayor facilidad.

Otras técnicas para facilitarte la tarea de pelar es agregar una pizca de sal, bicarbonato de sodio o vinagre al agua mientras hierves los huevos. Según The Stay at Home Chef, este truco sirve incluso para los huevos más frescos.

Así que ya lo sabes, pon en práctica estos sencillos consejos para obtener un huevo perfectamente hervido.