Las huellas de la pandemia: aumentó la mortalidad materna en todo el país

·6  min de lectura
En 2020, la razón de mortalidad materna aumentó más de 1 punto
En 2020, la razón de mortalidad materna aumentó más de 1 punto

Según los datos difundidos por el Ministerio de Salud de la Nación, durante 2020 la mortalidad materna argentina aumentó de 3 a 4,1 mujeres fallecidas por cada 10.000 nacidos vivos. En ese sentido, el primer año de la pandemia de Covid-19 registró 221 muertes por causas vinculadas con el embarazo, el parto y el puerperio, 33 más que en 2019.

Alud en Bariloche: la pareja que se salvó “de milagro” segundos antes del derrumbe de barro y piedras

Si bien en números absolutos no parece mucho, los especialistas consultados por LA NACION comentaron que en términos del indicador utilizado para medirla, razón de mortalidad materna, un punto es un aumento significativo y llama la atención porque este índice venía en descenso.

Roberto Casale, jefe del departamento Materno Infantil del Hospital Posadas, explicó que la mortalidad materna se puede producir por causas obstétricas directas o indirectas. Las primeras son el aborto, la preeclampsia –hipertensión durante el embarazo–, las sepsis y otras infecciones y las hemorragias posparto. En cambio, las indirectas ocurren cuando una mujer embarazada muere por una enfermedad que no se produce por causas obstétricas directas. Por ejemplo, cuando se detecta un linfoma y, por estar embarazada, se retrasa el tratamiento y la mujer termina muriendo.

En 2020, el 51% de las muertes maternas fueron por causas directas, el 39% por indirectas –entre las que aparece el virus del Covid-19– y el 10% por embarazos terminados en aborto. En 2019, los mismos porcentajes fueron de 61%, 26% y 13%, respectivamente. Es decir, a partir de la pandemia aumentaron las muertes maternas por estas últimas causas como el virus SARS-CoV2, pero más de la mitad de los fallecimientos siguieron siendo resultado de complicaciones propias del embarazo, el parto y posparto y todas las intervenciones relacionadas.

“En 2020, con la aparición de la pandemia, murieron mujeres por la infección de Covid, por lo cual aumentó la mortalidad materna. Además, hubo un bajo control prenatal durante el embarazo. Muchos hospitales y clínicas bloquearon el acceso, abocaron todos sus recursos a la pandemia y no se daba turno a las embarazadas. Hubo un problema de accesibilidad y mala atención a las pacientes embarazadas que se infectaron. Al principio no había parámetros claros para su atención”, argumentó Casale, quien es miembro de la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires (Sogiba).

Una mujer embarazada que usa una mascarilla y guantes sostiene su vientre mientras espera en la fila para comprar alimentos con cientos durante una despensa de alimentos patrocinada por Healthy Waltham para los necesitados debido al brote del virus COVID-19, en la Iglesia de St. Mary en Waltham, Est
En 2020, el Covid-19 se convirtió en una nueva causa indirecta de mortalidad materna - Créditos: @Charles Krupa /archivo


En 2020, el Covid-19 se convirtió en una nueva causa indirecta de mortalidad materna (Charles Krupa /archivo/)

Casale también sostuvo que la baja natalidad que tiene el país actualmente puede generar que pocos casos de muerte materna aumenten la razón – el indicador que refleja el riesgo de morir de las mujeres durante la gestación, el parto y el puerperio y se calcula dividiendo el total de muertes maternas sobre el total de nacidos vivos y multiplicando el resultado por 10.000–. Según las Estadísticas Vitales de 2020 difundidas por el Ministerio de Salud de la Nación, en ese año hubo 533.299 nacidos vivos, mientras que en 2019 fueron 625.441.

Avance de investigadores argentinos contra una rara enfermedad hereditaria

Por último, el especialista afirmó que, generalmente, la mortalidad materna es sensible a distintos determinantes sociales y que a pesar de que en los últimos 20 años sus indicadores vienen bajando, pueden haber picos como el de ahora o como el ocurrido en 2009 debido al impacto de la gripe A –por entonces, la razón de mortalidad materna fue de 5,5–. “Sin dudas podríamos estar mejor, pero estamos mejor que hace 15 años”, finalizó.

Por su parte, Gustavo Izbizky, jefe del servicio de Obstetricia del Hospital Italiano de Buenos Aires, consideró importante remarcar dos hechos a la hora de pensar el aumento. “Por un lado, que la mortalidad obstétrica directa no se modificó y eso llama la atención ya que se hubiera esperado que después de la legalización del aborto, ésta hubiera caído a pique ya que constituía entre el 10% y el 30%. Y por otro lado, que las defunciones obstétricas indirectas se duplicaron. Claramente cuando se analizan estas causas aparece un ítem, enfermedades virales que complicaron el embarazo, que antes no existía y sin duda son muertes debido al Covid”, explicó.

De acuerdo al ministerio que conduce Carla Vizzotti, “el incremento se explica por causas obstétricas indirectas, entre las que se remarca principalmente la irrupción de la pandemia provocada por el Covid-19, en un fenómeno de salud similar al que se experimentó en 2009 con el brote de Gripe A (H1N1)”. Además, los datos divulgados indican que más de la mitad de las defunciones se registraron en la provincia de Buenos Aires y los partidos del llamado aglomerado Gran Buenos Aires. Y en términos porcentuales, Corrientes, Chaco, Jujuy y Salta duplicaron la tasa nacional.

Avances

“La Argentina viene haciendo un trabajo muy importante en bajar la mortalidad materna. A fines de los años 90, el país se comprometió a bajar dos tercios de la mortalidad materna, pero recién hacia 2009 se empezó a trabajar en ello, primero en la reducción de daños por aborto y luego en su legalización. También se trabajó mucho en hemorragia posparto y ahí empezó a bajar la mortalidad materna por causas directas”, comentó Casale.

De acuerdo a Izbizky, la prevención de la mortalidad materna es un tema muy complejo, porque no existe una única estrategia. Las causas son diversas, algunas más prevenibles que otras y algunos componentes no. “En las causas relacionadas al parto, se debe actuar a través de cambios en el sistema de salud en cuatro áreas –política, administración, práctica clínica y capacitación– y enfocar en la hipertensión, atención prenatal precoz, predicción, vigilancia, aspirina en bajas dosis y atención en centros de alta complejidad. La legalización del aborto debería haber tenido un impacto sobre esta causa. Las indirectas hay que trabajarlas con asesoramiento preconcepcional y planificación del embarazo en mujeres con enfermedades crónicas”, detalló.

Además, mencionó la importancia de reducir la inequidad como medida de prevención. Por ejemplo, en Chaco hay más muertes que en la ciudad y la mayoría son por causas directas.

Algunos expertos consideran prudente esperar a contar con las cifras de 2021 y las tendencias en América Latina para evaluar con mayor cuidado el dato y no sacar conclusiones apresuradas, pero para eso habrá que esperar porque según el Ministerio de Salud de la Nación, los datos sobre mortalidad materna en 2021 van a estar una vez finalizada la quinta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) que se va a realizar a fin de este año. Además, los voceros de esa cartera señalaron que no cuentan con proyecciones sobre cómo puede evolucionar la razón de mortalidad materna en los próximos años.

Ciudad de Buenos Aires

Históricamente, el desarrollo de la razón de mortalidad materna en la ciudad de Buenos Aires estuvo siempre por debajo de la nivel nacional. Sin embargo, desde 2018 la curva porteña viene creciendo al punto de que en 2020 superó el valor nacional. De hecho, esa jurisdicción registro 4,3.

La razón de mortalidad materna viene creciendo desde 2018 en la Ciudad de Buenos Aires
La razón de mortalidad materna viene creciendo desde 2018 en la Ciudad de Buenos Aires


La razón de mortalidad materna viene creciendo desde 2018 en la Ciudad de Buenos Aires

“No sé por qué está sucediendo, pero es raro porque la ciudad tiene mejor accesibilidad, tiene las mejores maternidades y muchas personas tienen prepagas y obras sociales”, señaló Casale.

Izbizky esbozó una teoría: “Es muy probable que el ascenso de la mortalidad en la ciudad se deba a que los casos más severos se atienden en los hospitales porteños o son derivados a ellos”, postuló.

Al cierre de esta nota, el gobierno de la ciudad no respondió las consultas de LA NACION sobre este tema.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.