Tras las huellas de dinosaurios, una aventura única y fascinante

dpa/TNS

En realidad son solo surcos en el suelo y sin embargo, las huellas de dinosaurios fascinan a muchas personas.

"Probablemente esta fascinación tiene su origen en nuestros instintos primarios de cazadores-recolectores", conjetura el paleontólogo alemán Benjamin Englich.

"Encontrar algo que estuvo encerrado en una roca o sedimento durante millones de años y que es único en el mundo provoca una sensación indescriptible", señala.

Englich es el director científico del Parque de Dinosaurios de Münchehagen, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Hannover, en el noroeste de Alemania.

Un diario de millones de años

El experto en dinosaurios explica que también hay una diferencia interesante entre las huellas y los esqueletos. Estos últimos permiten sobre todo sacar conclusiones sobre la anatomía, el proceso evolutivo y las cadenas alimentarias de los reptiles prehistóricos.

"En cambio, las huellas representan una especie de diario o el vídeo de una cámara de vigilancia de hace más de 65 millones de años", explica Englich. Según el investigador, muestran un fragmento de la vida de un dinosaurio y ayudan a dilucidar a qué velocidad corrió, si hizo un giro o se desplazó en manada.

Además, se pueden sacar conclusiones sobre cómo se guarecían o se comportaban estos animales, por ejemplo, si rascaban el suelo.

En opinión de Jens Lallensack, investigador de la Universidad alemana de Bonn, en el oeste del país, estos surcos también permiten evidenciar situaciones peligrosas.

"La gran cantidad de huellas en la cantera de Lark Quarry, en Australia, fueron consideradas como una prueba de una estampida de dinosaurios pequeños amenazados por ejemplares más grandes", ejemplifica. Una escena de la película de Hollywood "Jurassic Park" se basó supuestamente en las huellas de Lark Quarry.

Cómo sobreviven y reaparecen las huellas

Para que se formaran las huellas de dinosaurio que aún podemos ver e interpretar hoy en día, el suelo debía tener en ese momento la humedad adecuada.

"Si el suelo es demasiado blando, en lugar de huellas solo se obtienen agujeros sin forma o vuelven a desaparecer", comenta Lallensack. "Y si, por el contrario, el suelo es duro como una piedra, el dinosaurio no deja huellas", agrega.

Una vez que se formaba una huella, esta debía consolidarse. A menudo la pisada permanecía abierta y se disecaba con el sol. Si después el rastro era cubierto por el agua, permanecía lo suficientemente estable y se mantenía. También se preservaba si crecía sobre la huella una alfombra de algas y arcilla, a la que con el transcurso del tiempo se fueron sumando capas de roca.

¿Cómo resurgen las huellas en la superficie terrestre? "A través de la tectónica, es decir, de los movimientos de la corteza terrestre", indica Lallensack. Sin embargo, estos rastros no aparecen simplemente así, de la nada, y por eso muchos se descubrieron en excavaciones.

El experto cuenta que en Alemania se suelen encontrar en las obras de construcción. El parque de dinosaurios en Münchehagen se encuentra en una antigua cantera de arenisca.

En la localidad de Barkhausen, en el estado federado de Baja Sajonia, se pueden ver huellas de dinosaurio que ascienden de manera vertical. Sin embargo, en el Jurásico Superior, hace 150 millones de años, los dinosaurios no podían subir por las paredes.

Según Lallensack, lo que ocurrió con el paso del tiempo fue que la superficie de las huellas se levantó hasta quedar en posición vertical debido a la formación de una cordillera.

A continuación, los expertos Lallensack y Englich recomiendan siete lugares en Europa para ir tras las huellas de los dinosaurios:

1. La Rioja, España: en los alrededores del municipio de Enciso se encontraron huellas y huesos.

2. Rovereto, Italia: en una ladera de montaña muy idílica, cerca del lago de Garda, se pueden seguir varias huellas de dinosaurios durante distancias bastante largas ("Orme dei Dinosauri").

3. Plagne, Francia: cerca de Lyon se encuentran las mayores huellas de dinosaurio del mundo ("Dinoplagne").

4. Parque de dinosaurios de Münchehagen, Alemania: alberga restos de saurópodos, ornitópodos y terópodos.

5. Pistas de Obernkirchen, Alemania: se pueden ver huellas de ornitópodos.

6. Huellas de dinosaurios de Barkhausen, Alemania: una roca presenta rastros de saurópodos y de un megalosaurio (dinosaurio depredador).

7. Lommiswil, Suiza: desde un mirador en la cantera se pueden contemplar las huellas de los saurópodos.