Las “huellas del diablo”: la increíble historia detrás de las misteriosas hendiduras en un volcán de Italia

·4  min de lectura
Huellas en el volcán de Roccamonfina, en el sur de Italia, conocidas por los locales como el "rastro del diablo"; fechadas hace 385.000 o 325.000 años
Twitter: @BoixRichter

El volcán extinto Roccamonfina en el norte de Campania, Italia, encierra una de las historias más increíbles descubierta en los últimos tiempos. Se trata de las Huellas del diablo o el Sendero del diablo, pisadas que quedaron conservadas gracias al depósito de flujo piroclástico que datan de hace unos 350.000 años.

WhatsApp: ¿Qué significa el emoji de la persona con los brazos en “X”?

Si bien hoy en día existen muchas icnitas en todo el mundo, que brindan pistas importantes sobre el comportamiento de un organismo que va dejando plasmada su marca en los sedimentos o las rocas, estas narraban hasta ahora una leyenda con el mismísimo diablo en su paseo por la ladera. Las marcas sobre el volcán ubicado en ese país de Europa fueron conocidas en su idioma original como “Ciampate del Diávolo” o “Devil’s Trail”, en inglés.

Las huellas encontradas en el "Sendero del Diablo" sugieren que los neandertales caminaron por las laderas del volcán Roccamonfina (Italia)
Instagram: @CienciaDelCope


Las huellas encontradas en el "Sendero del Diablo" sugieren que los neandertales caminaron por las laderas del volcán Roccamonfina (Italia) (Instagram: @CienciaDelCope/)

El cráter que no ha entrado en erupción desde hace más de 50.000 años había revelado decenas de impresiones dejadas por un pequeño grupo de antepasados humanos e incluso hubo algunos animales serpenteando por la ladera de la montaña, de acuerdo con un informe publicado en 2001 por la revista especializada Science Alert. No obstante, en un documento que data de enero del 2020 se reconstruye una historia aún más interesante de la que se sostenía hasta ahora sobre el Roccamonfina.

Esta vez, los expertos sugirieron que se trató de algunos individuos que estaban bajando la montaña pocas horas después de producirse una de las erupciones del volcán. De acuerdo con las numerosas expediciones que se han realizado en ese trayecto, en total hay 67 hendiduras que fueron dejadas por la refriega de pies, manos y piernas. Todas estas han sido divididas en tres pistas distintas que se alejan de la cima de la montaña.

La revista Science Alert destaca que gracias a las contribuciones de un equipo de científicos de distintos institutos de Italia, se obtuvieron “detalles sobre otras 14 impresiones”, estas incluso son más grandes que las primeras y algunas de las cuales suben al volcán, en lugar de bajar, como se tenía hasta ahora.

“La datación radiométrica y geológica de los distintos estratos rocosos ya ha establecido que las huellas se formaron en el suave manto de ceniza que quedó tras una erupción hace unos 350.000 años, lo que las convierte en algunas de las huellas humanas conservadas más antiguas de la que se tiene constancia”, señalan en el informe.

Los expertos creen que lo que dejó las marcas "no eran miembros de nuestra propia especie"
Los expertos creen que lo que dejó las marcas "no eran miembros de nuestra propia especie"


Los expertos creen que lo que dejó las marcas "no eran miembros de nuestra propia especie"

Por otra parte, los expertos agregan que lo que dejó las huellas aún resulta imposible señalarlo con precisión debido a la formas opacas presionadas con torpeza sobre los sedimentos volcánicos que han sido deteriorados por el paso del tiempo. “Detrás de las marcas, parecía haber al menos cinco cuerpos diferentes. Las investigaciones adicionales podrían ayudar a reducir las probabilidades sobre el sexo, la masa corporal y tal vez incluso la altura de los excursionistas”, afirman.

En ese sentido, advierten que los cuerpos que pisaron la ladera “no eran miembros de nuestra propia especie”. “Una de las huellas más claras proporciona una clara evidencia de un hombre humano adulto. La amplitud de la zona del retropié, con la escasa altura del arco, se parece sospechosamente a los pies de individuos enterrados en la fosa de huesos de la Sima de los huesos”, aseveran.

De esta manera, los expertos creen que se trataría de “una pandilla de jóvenes adultos neandertales”, que dejaron su huella sobre la ladera, aunque aclaran que las bases de las conjeturas todavía no son “sólidas”, ya que temen sacar conclusiones precipitadas. “Decidimos mantener pendiente la atribución final a una especie específica”, afirmó Adolfo Panarello, uno de los investigadores.

De acuerdo con las investigaciones se cree que las pisadas remontan al día siguiente de la detención de la actividad volcánica, cuando la lava medianamente fría rondaba los 50 grados Celcius. “Caminar descalzo a través del flujo volcánico de 300 grados Celsius de ondulante locura piroclástica tampoco es para cualquiera, sin importar cuán dura sean las suelas”, ampliaron.

Especie prehistórica

Según National Geographic, los neandertales eran una especie prehistórica de los primeros humanos hace unos 430.000 años, famosos por su aspecto rechoncho, huesos gruesos y nariz grande, que vivieron en Europa y Asia occidental antes de desaparecer del registro fósil hace unos 28.000 años.

El sexo entre los humanos modernos primitivos y los neandertales no era un evento raro (Foto: Archivo)
El sexo entre los humanos modernos primitivos y los neandertales no era un evento raro (Foto: Archivo)


El sexo entre los humanos modernos primitivos y los neandertales no era un evento raro (Foto: Archivo)

Estos desarrollaron su aspecto característico de manera lenta y desigual durante cientos de miles de años. Además, tenían un comportamiento simbólico propio, independiente de su pariente sapiens, con quienes interactuaron miles de años después. Hasta ahora se creía que todo lo simbólico de los neanderthalensis había llegado de sus intercambios con el sapiens.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.