La huelga ferroviaria se reanuda en el Reino Unido

Después de perturbar las fiestas de Fin de Año, las huelgas en los transportes en el Reino Unido, que duran desde hace seis meses, se reanudaron el martes.

Los ferroviarios planean cinco días de paros con "graves perturbaciones" de los trenes.

Unos 40.000 ferroviarios, que trabajan para Network Rail -gestor público de la red ferroviaria- pero también para 14 compañías privadas de trenes, observan cuatro días de huelga a petición del sindicato RMT. El sindicato de conductores de trenes, Aslef, está pidiendo un día extra.

RMT, que lanzó en junio la mayor huelga en 30 años en el sector, pide mejores salarios frente a la inflación que roza el 11% en el país, pero también garantías sobre las condiciones de trabajo.

El sindicato acusa al gobierno conservador de bloquear las negociaciones.

Network Rail advirtió que esta semana se esperan "graves perturbaciones" en varias partes de la red ferroviaria, llamando a los británicos a "viajar solo si es absolutamente necesario".

"Los sindicatos decidieron que quieren hacer huelga esta semana, lo que es profundamente inútil ya que daña el sector ferroviario y perjudica los intereses de las personas que trabajan allí", denunció el martes en Sky News el ministro de Transportes Mark Harper.

El ministro asegura "trabajar duro" en la resolución del conflicto entre las empresas ferroviarias y los sindicatos, e indica que hay una oferta sobre la mesa.

Pero para el secretario general de la RMT, Mick Lynch, es el ejecutivo el que "socava los esfuerzos para obtener un acuerdo", imponiendo condiciones demasiado estrictas a los negociadores de las compañías ferroviarias.

"No podemos aceptar la propuesta actual. Necesitamos nuevos elementos en la ecuación para llegar a soluciones", dijo, porque "es posible llegar a un acuerdo en los próximos días".

El transporte ya se ha visto perturbado durante las fiestas por huelgas de trabajadores ferroviarios y de agentes de tráfico en las autopistas británicas y de la policía fronteriza, que ha obligado al despliegue de militares en varios aeropuertos británicos.

ode/gmo/nth/mab/eg