En Huatulco, hoteleros y restauranteros esperaban a más turistas

·2  min de lectura

HUATULCO, Oax., abril 4 (EL UNIVERSAL).- Matilde González lleva 20 años vendiendo almejas, ostiones y callos en un puesto improvisado ubicado debajo de un árbol que le da sombra en la playa La Entrega, una de las más emblemáticas de Huatulco. Aún cuando es poca la afluencia de visitantes, agradece a Dios tener algunas ventas, pues para esta mujer la llegada de 30% de turistas es suficiente para sacar para la comida y la inversión del día siguiente.

El año pasado, Matilde no pudo vender nada en Semana Santa porque el gobierno estatal decidió el cierre del destino ante el riesgo que representaba el avance de un virus desconocido en el territorio oaxaqueño. Después de dos meses, comenzó con días intermitentes, así que esta temporada, confiesa esta vendedora, es la fecha que esperaban para recuperarse.

Así como ella, los restauranteros establecidos como Arturo Lara, dueño del restaurante Ve el mar, en Bahía Santa Cruz, agradecen el poco turismo que se ha dejado caer en estas vacaciones, que les recuerdan los días "santos" del catolicismo.

"Esperábamos más, la verdad, pero la gente aún tiene miedo de salir, pero los pocos que tenemos, un 36%, confían en el destino, que ocupa los últimos lugares entre los destinos de playa del país por tener el menor número de contagios, eso es bueno para todos", dice.

De todos los destinos de playa en Oaxaca, Huatulco es el único que tiene activado sus servicios turísticos hasta en 70%, pues Puerto Escondido, Zipolite, Zicatela y Mazunte están entre un 50% y 60%.

Lo anterior porque se tenía fe en que, aunque los visitantes internacionales de Canadá y Estados Unidos no vendrían, se podría salvar la temporada con los visitantes nacionales, pero faltó mucho para que se concretara esa esperanza.

Aún así, fueron las familias quienes salvaron la economía de muchos otros comerciantes, pues llegaron en sus propios vehículos. Matilde, por ejemplo, la vendedora de La Entrega, cuenta que le sorprendió no ver ningún autobús en todo el camino que lleva a la playa. Los pocos bañistas llegaron en sus propias camionetas.

"Antes las filas eran enormes, desde la carretera ya no había espacio para los autobuses, había mucho turista, la playa estaba a reventar, yo no me daba abasto. Todo se acababa. Hoy, en cambio, no hay un solo autobús, apenas y vendemos, no decimos que no tenemos ventas, pero no como antes", comenta doña Matilde.

Ricardo Pacheco, regidor de Turismo del ayuntamiento de Huatulco, señala que en esta Semana Santa la ocupación hotelera estaba entre un 36%, pero aún esperaban que en los últimos días aumentará a 45%, lo que pudiera dar un respiro a la lastimada economía.