HRW reprocha detención de consejera distrital en Hong Kong

Washington, 26 Mar (Notimex).- Cheng Lai-king, consejera distrital en Hong Kong, fue detenida hoy en su casa por la policía, dos días después de compartir un mensaje en Facebook que revelaba la identidad de un mando policiaco implicado en la agresión a una periodista, lamentó Human Rights Watch (HRW).

Lai-king, de 60 años, quien se ha manifestado en favor de la democratización de Hong Kong, fue detenida por intento sedicioso, una decisión que eleva la posibilidad de nuevas protestas como las que sacudieron a ese territorio autónomo durante 2019, consideró la organización internacional.

Sophie Richardson, directora para China de HRW, consideró que arrestar a una política activa en favor de la democracia, que busca responsabilización política ante los hechos en Hong Kong, es un acto de persecución política, no un trabajo legítimo a nivel policiaco.

“Las autoridades de Hong Kong deben inmediatamente abandonar el caso contra la consejera Cheng Lai-king”, señaló Richadrson.

El asunto al que aludió la consejera con la publicación de datos en Facebook, explicó, involucra a la periodista de habla indonesia Veby Mega Indah, trabajadora del medio Suara Hong Kong News que perdió la vista de un ojo por el disparo de un oficial de policía antidisturbios durante una protesta en Wanchai en septiembre de 2019.

La periodista ha tratado de llevar una causa penal contra el policía agresor, que se ha complicado porque el elemento estaba enmascarado y no portaba identificación durante los hechos, además de que la policía no ha entregado la información solicitada por Indah por las vías legales correspondientes, especificó HRW.

Ante la falta de certezas, un grupo de internautas inconformes revelaron la identidad del presunto agresor desde el martes 24 de marzo en un grupo de Telegram, información que fue replicada por Lai-king, quien pidió que el uniformado fuera arrestado.

Tras la detención de Lai-king, la vocería de la policía de Hong Kong argumentó que la consejera compartió información personal ilegalmente, como la dirección y el número telefónico del elemento en cuestión, además la acusó de incitar a la violencia y el odio.

El intento de sedición es un crimen que no ha sido invocado en ese territorio desde 1952, cuando el gobierno colonial británico en Hong Kong lo utilizó contra el periódico local Ta Kung Pao, vinculado a Beijing, recordó HRW.

“La policía de Hong Kong y otras autoridades no contribuyen con su credibilidad al reprimir la crítica pacífica. En vez de impulsar persecuciones dudosas, deberían permitir investigaciones independientes en torno a su propia conducta durante el movimiento de protesta”, alegó Richardson.

-Fin de nota-

 

NTX/I/SCH/ECA