HRW recomienda pensar alternativas a los centros de detención de inmigrantes

·3  min de lectura

Nueva York, 3 nov (EFE).- La organización de defensa de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) publicó este miércoles un informe en el que propone alternativas a los centros de detención de inmigrantes que tacha de "dañinos, caros e inefectivos como elementos de disuasión".

"Detener a las personas basándose únicamente en su estado migratorio es dañino, costoso e ineficaz como elemento de disuasión", aseguró la colaboradora de HRW Jordana Signer, citada en un comunicado de la ONG.

Para Signer, en lugar de castigar a personas "que quizá hayan huido de la violencia y otras injusticias", los gobiernos deberían proteger sus derechos y ofrecerles servicios esenciales "como ayuda legal, apoyo en salud mental y vivienda".

El estudio de HRW, titulado "Desmantelando la detención: Alternativas internacionales a la detención de inmigrantes", analiza programas alternativos de atención a inmigrantes en seis países: España, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Bulgaria, Chipre.

"Los gobiernos deberían reemplazar la detención de inmigrantes con programas de gestión de casos sobre una perspectiva comunitaria, que brinden un conjunto global de servicios, incluido el acceso a asistencia legal y orientación para garantizar necesidades básicas como la vivienda y el empleo", sostiene la ONG.

Según Human Rights Watch, los programas alternativos son económicos y cumplen con los objetivos de las leyes de inmigración, además de haber demostrado su éxito.

La organización destaca programas pilotos de gestión de casos como alternativa a la vigilancia desarrollados en Bulgaria Chipre y Polonia.

Asimismo, apunta que en España y en el Reino Unido también se ofrecen "modelos alternativos prometedores".

En concreto asegura que en España "algunos centros de recepción brindan a los inmigrantes indocumentados vivienda, un estipendio, acceso a clases de español, capacitación en habilidades básicas y otra asistencia".

La ONG recomienda al gobierno español que "reconozca oficialmente" el programa de gestión de casos "Atención Humanitaria" así como los servicios ofrecidos por la Fundación Cepaim.

Sobre el Reino Unido destaca un programa comunitario para inmigrantes que han estado encarcelados por delitos penales y se enfrentan a largas penas.

Por otra parte, critica algunas prácticas alternativas a la detención como los monitores de tobillo que las autoridades estadounidenses imponen a los inmigrantes que ponen en libertad y sostienen que estos aparatos "causan dolor físico y psicológico" y que además suponen un estigma ya que se relacionan con el sistema penal.

HRW tampoco aprueba la tecnología de vigilancia por voz que han implementado las autoridades canadienses por considerar que plantea "problemas de privacidad, discriminación y fiabilidad".

Bajo este sistema las personas deben llamar a un número de teléfono en una fecha y hora determinadas y repetir una frase grabada. El programa reconoce la voz, confirma la identidad y registra su localización si la llamada se hace desde un teléfono móvil.

Más allá de estos casos, Signer asegura que "las alternativas han demostrado no solo ser más humanas que la detención, sino también efectivas para lograr los objetivos de aplicación de la ley de inmigración a un costo menor que la detención".

"Todos los gobiernos, incluido el de Estados Unidos, deberían ampliar el uso de la gestión de casos en lugar de la detención, y ofrecer apoyo a las personas que a menudo se encuentran en situaciones de alta vulnerabilidad mientras navegan por burocracias y sistemas legales complejos", concluye.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.