HRW pide a la ONU investigar los crímenes contra la humanidad en Xinjiang (China)

Agencia EFE
·2  min de lectura

Washington, 19 abr (EFE).- La ONG Human Rights Watch (HRW) reclamó este lunes a la ONU que cree una comisión con autoridad para investigar los crímenes contra la humanidad que se están cometiendo en la región de Xinjiang, en el noroeste de China.

En un informe de 53 páginas HRW denuncia que el Gobierno chino es responsable de la "persecución y tortura sistemáticas" de los uigures y reclama la coordinación internacional para sancionar a sus responsables, avanzar en la rendición de cuentas y presionar al Gobierno chino para que acabe con esta situación.

A finales de marzo Estados Unidos, Canadá y Reino Unido se sumaron a la Unión Europea en la aprobación de sanciones contra las autoridades de esta región por el trato a los uigures y otras minorías musulmanas, a las que China respondió con medidas recíprocas.

El informe de Human Rights Watch advierte de que la opresión china contra los musulmanes túrquicos del país ha alcanzado niveles sin precedentes.

Junto con las detenciones a este grupo la ONG denuncia el aumento de los trabajos forzosos, las restricciones para la práctica religiosa o la separación de los niños de sus familias, entre otros hechos, y subraya que todos ellos son susceptibles de considerarse crímenes contra la humanidad por la ley internacional.

"Las autoridades chinas han perseguido sistemáticamente a los musulmanes túrquicos -su vida, su religión y su cultura-", señaló la directora de HRW en China, Sophie Richardson.

Y ante la defensa de China de sus "centros de formación vocacional" para acabar con la "radicalización", Richardson subraya que esa excusa no sirve para ocultar la "desoladora realidad" de los crímenes contra la humanidad que se están produciendo en la región.

La ONG pide al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que adopte una resolución contra China, y reclama también a la ONU una investigación de estos crímenes para identificar a sus responsables.

Además, pide a los Gobiernos que impongan prohibiciones de visados y sanciones individuales contra los responsables de estos actos, y los persigan bajo el concepto de la "jurisdicción nacional" que permite procesar este tipo de crímenes.

El informe propone, además, restricciones en los intercambios comerciales con China para acabar con los trabajos forzosos.

"Cada vez está más claro que es necesaria una respuesta coordinada global para acabar con los crímenes contra la humanidad de China hacia los musulmanes túrquicos", señaló Richardson, para quien el hecho de que este país sea una potencia hace más necesario que responda de estos abusos.

(c) Agencia EFE