HRW denuncia una revisión secreta de la política de derechos humanos en Brasil

Agencia EFE
·3  min de lectura

Río de Janeiro, 15 feb (EFE).- La organización internacional Human Rights Watch (HRW) denunció este lunes que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro decidió revisar la política de derechos humanos de Brasil de forma secreta y sin participación de la sociedad, y le exigió transparencia al líder ultraderechista.

"El Gobierno de Bolsonaro tiene que garantizar que cualquier discusión sobre cambios en las políticas de derechos humanos en el país ocurrirá de forma transparente, con amplio debate, y participación de la sociedad civil y de los grupos involucrados", advirtió la organización en un comunicado.

De acuerdo con HRW, el Gobierno brasileño creó un grupo de trabajo para proponer cambios en el Programa Nacional de Derechos Humanos (PNDH), la principal plataforma de políticas públicas para el sector, que no incluye a ningún representante de la sociedad civil ni del Congreso ni del Poder Judicial.

"Y todas las discusiones de este grupo de trabajo serán secretas", agregó la nota.

La directora para Human Rights Watch en Brasil, María Laura Canineu, advirtió de que este tipo de revisión genera preocupación especialmente porque el Gobierno de Bolsonaro ha promovido una agenda contraria al respeto de los derechos humanos.

El mandatario, capitán de la reserva del Ejército y defensor de la dictadura que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, ha impulsado políticas que contrarían intereses de grupos como indígenas, homosexuales, defensores del medio ambiente y negros.

CANINEU: NO PARTICIPARÁ QUIEN ESTÉ EN DESACUERDO

De acuerdo con Canineu, en el grupo que revisará las políticas de derechos humanos de Brasil no participará nadie que esté en desacuerdo con las políticas promovidas por Bolsonaro.

"Teniendo en cuenta el histórico deplorable del Gobierno en relación a los derechos humanos, existe un riesgo real de que el resultado de ese proceso secreto sea desastroso para la protección de esos derechos en Brasil", consideró la dirigente de HRW.

La organización recordó que la revisión es una iniciativa del Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos, cuya titular, la pastora evangélica Damares Alves, tiene polémicas posiciones sobre asuntos como aborto, papel de la mujer en la sociedad y educación sexual de menores.

Según HRW, el decreto que creó el grupo de trabajo, publicado el 10 de febrero, prohíbe a sus 14 integrantes cualquier divulgación de informaciones sobre las discusiones hasta que concluyan sus actividades, lo que está previsto para noviembre próximo.

Los componentes del grupo son exclusivamente representantes del propio Ministerio, que pueden invitar a otros representantes de entidades públicas o privadas a sus reuniones, pero sin que estos últimos tengan derecho a voto.

HRW recordó igualmente que los tres programas nacionales de derechos humanos promovidos por Brasil desde el fin de la dictadura fueron redactados tras amplias consultas públicas y en reuniones transparentes.

"Considerando las posibles implicaciones para los derechos de las personas en todo Brasil, así como de los grupos marginados, cualquier revisión sustantiva de la políticas de derechos humanos tiene que ser conducida de forma abierta, con amplia participación de la sociedad, e incluyendo a especialistas y a los grupos que puedan ser particularmente afectados", concluyó Canineu.

(c) Agencia EFE