Hay hoteles que no toman reservas más allá de 60 días, salvo que sean en dólares

·5  min de lectura
Apertura de la temporada de invierno en Catedral
En el sur del país es temporada alta hasta septiembre - Créditos: @Marcelo Martínez

Los cambios en la política cambiaria y la inflación impactan también a la hora de hacer planes de vacaciones. Hay hoteles y alojamientos particulares que trabajan con público nacional y en moneda local que no están tomando reservas más allá de agosto, a menos que se cancele el total de la reserva por anticipado en dólares.

“Dada la incertidumbre de nuestro país, por el momento y hasta nuevo aviso, solo tomaremos reservas hasta el 31 de agosto de 2022″, es el cartel que se lee hoy, por ejemplo, en la página del hotel de Termas de Cacheuta, en Mendoza. Y no es el único.

Nadie sale a la venta mas allá de 60 días. Si vendés a diciembre a precio fijo en pesos, no pagás los costos. Es una realidad que en esta inestabilidad cambiaria la gente no toma reservas en la medida que no estén canceladas con la totalidad del monto. Y aún así, es a pérdida por la inflación, salvo que sea en dólares. Es bastante antipático”, dijo a LA NACION Roberto Rodríguez, presidente de la Cámara de Turismo de la provincia de Buenos Aires.

“Si te fijás, no hay propuestas de preventa más allá de vacaciones de invierno en ningún lado, salvo destinos no tradicionales. O en destinos atados a los extranjeros y al dólar. La preventa de verano no salió. Está muy lento. También viene lento en la costa para las vacaciones de invierno. No supera el 60%”, dijo Rodríguez.

El cartel que aparece hoy en la página web de complejo hotelero de Mendoza
El cartel que aparece hoy en la página web de complejo hotelero de Mendoza

Y agregó: “Las reservas para el verano son muy difíciles de planificar: ahora se trata de cancelar todo o de actualizar sujeto a dólar MEP u otro indicador. Es muy antipático. La gente está limitada a hacer preventas a largo plazo. Por ejemplo, los pagos diferidos no saben qué intereses poner o si sujetarlos a dólar MEP. No podés poner un 30% y quedar con un desfase de 70%. Por otro lado, los pasajes afuera ya tiene una carga 82%”.

Desde la Asociación de Hoteles de Turismo, Roberto Amengual dijo a LA NACION: “La disposición sobre las tarifas y venta a futuro es una decisión comercial de cada establecimiento. En función de su capacidad financiera y estrategia comercial, cada uno definirá cuál es el mejor camino para poder sobrevivir a las fluctuaciones actuales”.

“Hay muchos insumos para la hotelería que son importados (desde los frigobares, sistemas de termomecánica para acondicionar la temperatura de los ambientes hasta los sistemas de gestión). Y lamentablemente no solo aumenta por el tipo de cambio y la suba de impuestos, sino también por la inflación que se vive en dólares. Las tarifas en general se fijan en pesos y para la venta por portales internacionales como booking y despegar, se transforman en dólares. Pero el dólar oficial está retrasado con respecto a la inflación, lo cual hace difícil también la fijación de precios”, explicó.

Respecto de las reservas más allá de agosto, dijo: “Puede ser muy difícil cobrar con tanta antelación. Ese ingreso debe cubrir los costos futuros (los que haya en el momento en que la estadía se ejecute) que tienen un comportamiento fluctuante y siempre ascendente que, en momentos tiene subas esperables y, en otras, subas difíciles de afrontar, lo que pone en riesgo el punto de equilibrio económico del establecimiento”.

Destinos y estrategias alternativas

Para Diego Patrón Costas, miembro de la Asociación de Hoteles de Turismo de Salta, las nuevas medidas del Gobierno respecto del cambio para el turismo crean mucha incertidumbre e impacta en los costos. “Puede generar más reservas de turismo nacional porque el dólar turista sube y pone más trabas para viajar al exterior, pero también genera que la gente busque refugiarse en otras cosas como en ladrillos o metros cuadrados. El turismo receptivo puede crecer, pero la brecha cambiaria alienta a la informalidad y todos sabemos que no es lo que este país necesita”.

Desde La Merced del Alto, en Cachi, Patrón Costas consideró: “Tener reservas a futuro es el único factor de previsibilidad con el que podemos contar”.

En su caso, las reservas siguen en pie más allá de 60 días. En el norte hay buenas expectativas para este invierno porque las ventas se registraron tres meses atrás, aclaró. “Las reservas se hacen fijadas sobre tarifas regidas por el valor del dólar al cambio del día de hoy, aún cuando sean a futuro. Eso sucede en general, pero hay quienes reajustan si venden en pesos”, dijo.

Desde Tierra del Fuego el panorama es más alentador que en la Provincia de Buenos Aires para estas vacaciones de invierno, pero es igualmente preocupante a mediano y largo plazo. “Nos genera preocupación porque esto afecta gravemente al turismo receptivo, no solo por el costo de los pasajes: si seguimos agregando dificultades seguramente desistan finalmente también hasta los extranjeros”, dijo Cristian Zaeffer, CEO de Los Cauquenes, en Ushuaia.

Las reservas más allá de 60 días se toman si se cancelan en dólares”, afirmó.

Si bien este destino tiene alta ocupación en invierno, Zaeffer no ve con claridad cómo funcionará en temporada baja, desde septiembre. “Queremos que liberen el dólar para el turismo, que sea oferta y demanda. Estamos ahuyentando a los turistas extranjeros con ese dólar que para ellos es caro. Lo ideal es que el Estado deje libre las cosas”.

Acaso las excepciones son los hoteles que trabajan dirigidos mayoritariamente al público extranjero, como los Relais Chateaux. “Nuestras tarifas están expresadas en dólares, pero se cobran en pesos al cambio oficial. En Cavas Wine Lodge estamos tomando reservas para los próximos meses”, informó Cecilia Díaz Chuit, desde el hotel que pertenece al sello internacional.

En la misma línea, desde el hotel Las Balsas, en Villa La Angostura, dijeron: “Nosotros cotizamos en dólares. No hemos frenado mucho. Y sí, se toman reservas más allá de 60 días”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.