Hospitalizan a niña de un año por quemaduras en manos en Sinaloa

CULIACÁN, Sin., noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- En el hospital Pediátrico de Sinaloa, una niña de un año de edad ingresó con quemaduras en sus manos y huellas de lesiones en sus piernas, por lo que se notificó a la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Culiacán para que se investigue si existen evidencias de violencia intrafamiliar.

Las autoridades médicas reportaron que a la pequeña paciente le observaron lesiones en sus piernas, las cuales no concuerdan con la versión que dio su familia, quien dijo que éstas son producto de caídas de meses anteriores.

La madre de la menor refirió que las lesiones son por causa de un descuido mientras estaba cocinando.

La titular en Culiacán de la Procuraduría de Protección a Niñas, Niños y Adolescentes, Silvia Liliana Pimentel, dio a conocer que la pequeña quedará bajo su resguardo mientras la Fiscalía General del Estado investigue los hechos y clarifique si se trata de violencia intrafamiliar.

En este mismo hospital, el pasado sábado 2 de noviembre fue ingresado Guillermo "N", de seis años de edad, con huellas de golpes en todo el cuerpo y en su cabeza, por lo que 13 días después falleció a causa de traumatismo craneoencefálico.

Los estudios forenses arrojaron que las lesiones fueron provocadas en su hogar, en el fraccionamiento Capistrano de la capital del estado, por lo que se abrió una carpeta de investigación CLN/ARDFAM/8230/2019/CI, radicada en la Agencia Especializada de Delitos contra la Familia, por el delito de violencia familiar.

De acuerdo con estudios y pruebas practicadas al cuerpo del menor Guillermo "N", y a los dictámenes médicos, se logró determinar que las lesiones que presentaba en varias partes de su cuerpos fueron provocados en su hogar.

Días después, el 16 de noviembre, el cuerpo del pequeño fue trasladado al municipio de Badiraguato, donde fue sepultado por su familia, al tiempo que su abuela materna solicitó a la Fiscalía General del Estado castigar al presunto responsable de su muerte.

De acuerdo a los datos obtenidos, el menor presentaba huellas de golpes, por lo que los investigadores recopilaron datos y testimonios de vecinos del fraccionamiento Capistrano, donde vivía Guillermo con sus familiares, para conocer si existía violencia intrafamiliar.