Hospitalizado de urgencia cazador tras ser atacado por mortífera serpiente

iStock

El lunes, un cazador australiano de serpientes debió ser hospitalizado de urgencia cuando fue mordido por una mortífera serpiente que se lanzó hacia él con las fauces abiertas y los colmillos afuera.

Mark Pelley, cazador de serpientes que vive en los alrededores de Melbourne, resultó picado por una serpiente marrón oriental cuando desempeñaba su trabajo, según una publicación que se colgó en su portal de Facebook.

En Australia viven un sinnúmero de serpientes venenosas, siendo la serpiente marrón oriental (Pseudonaja textilis) una de las más peligrosas. Estas serpientes, que pueden alcanzar casi ocho pies de largo, se encuentran en la zona este del país, y a menudo se ven en áreas pobladas. Son una de las nueve especies de serpientes venenosas del grupo Pseudonaja, todas oriundas de Australia.

Se cree que la serpiente marrón oriental tiene el segundo veneno más tóxico de ninguna otra serpiente de tierra del mundo, de acuerdo con la Unidad de Investigaciones de Veneno Australiano de la Universidad de Melbourne.

Su veneno contiene una amplia gama de poderosas neurotoxinas y anticoagulantes que pueden hacer que la sangre no se coagule y provocar diferentes síntomas como diarrea, mareos, fallo renal, convulsiones, parálisis e infarto cardíaco. Las muertes debido a una picadura de una serpiente marrón oriental por lo general se producen por un infarto cardíaco o por una hemorragia cerebral.

Las picaduras de serpiente en Australia no son comunes, con unos 3,000 casos, 500 ingresos en el hospital y un promedio de cerca de dos muertes al año, en una población de más 25 millones de personas, según un estudio aparecido en la revista Toxins.

Sin embargo, como grupo, las serpientes marrones orientales han sido responsables de más muertes en Australia entre el 2000 y 2016 que ninguna otra, con 23 fallecimientos durante este período, señala un estudio que se publicó en la revista Toxicon.

El lunes, Pelley acudió a una casa de los suburbios de Melbourne para capturar y llevarse una serpiente. Llegó poco antes de las 7 p.m., pero estaba “extenuado” tras varios días de capturar serpientes sin dormir lo suficiente, dijo su hija Aishah, en Facebook.

Una vez en la propiedad, Pelley localizó la serpiente marrón oriental, pero cuando intentó cazarla lo atacó. Los colmillos del reptil alcanzaron la yema del dedo índice de Pelley, pero aun así, se las arregló para capturar a la “revoltosa” serpiente y sacarla de la casa.

Pelley se vendó la mano y llamó a los servicios de emergencia, en tanto conducía hasta su casa, a unos tres minutos de distancia, donde esperó a los socorristas.

Poco después, fue llevado a un hospital del área, donde los médicos le hicieron una serie de exámenes de sangre y lo atendieron durante el resto del día.

“Anoche fue una de las noches más difíciles de mis hermanas y mía también”, colgó su hija en la publicación.

Pelley se recuperó rápidamente y el personal médico le dio el alta a la mañana siguiente. Regresó a trabajar el martes, y ese mismo día, atrapó seis serpientes.

La serpiente marrón oriental, que se desplaza con gran rapidez, tiene la reputación de ser agresiva, pero en su portal Snake Hunter, Pelley dijo que no era cierto. En general, estas serpientes se comportan agresivamente solo si se sienten amenazadas, cuando alguien trata de sujetarlas, atraparlas o atacarlas.

Newsweek llamó al portal Snake Hunter para conocer más detalles de lo ocurrido, pero no tuvo éxito.

Traducción de Jorge Posada