Hospitalizaciones en EEUU por COVID-19 se disparan, estados imponen más restricciones

Por Anurag Maan y Gabriella Borter
·2  min de lectura
Imagen de un paciente llegando al Maimonides Medical Center, mientras continúa la propagación del COVID-19, en Brooklyn, Nueva York
Imagen de un paciente llegando al Maimonides Medical Center, mientras continúa la propagación del COVID-19, en Brooklyn, Nueva York

Por Anurag Maan y Gabriella Borter

19 nov (Reuters) - La cantidad de personas hospitalizadas con COVID-19 en Estados Unidos ha aumentado casi un 50% en los últimos 14 días, lo que obligó a los estados a imponer nuevas restricciones para frenar la alarmante propagación de la enfermedad mientras se acerca una temporada potencialmente sombría de festividades.

Casi 79.000 personas en Estados Unidos fueron hospitalizadas con el virus el jueves, de acuerdo a un recuento de Reuters, la mayor cantidad en cualquier momento de la pandemia.

El país estaba registrando 161.607 nuevos casos a diario en un promedio móvil de siete días, hasta el miércoles.

El violento rebrote obligó al cierre repentino de escuelas y empresas de varios estados para ralentizar la propagación, echando por la borda los planes de normalidad de los estadounidenses una vez más.

Esta semana entraron en vigor nuevas restricciones, incluido el cierre de las escuelas públicas en Nueva York desde el jueves, cuando el promedio de la tasa de pruebas positivas de 7 días de la ciudad alcanzó el 3%.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, defendió su decisión de cerrar el distrito escolar más grande del país, y señaló que se anunciarían normas de seguridad adicionales para reabrir escuelas antes del Día de Acción de Gracias tras consultar con el gobernador Andrew Cuomo.

"Nuestras escuelas volverán, pero volverán con estándares de seguridad adicionales", dijo De Blasio a la cadena CBS.

Funcionarios de salud advirtieron que el dramático aumento en las hospitalizaciones durante las últimas dos semanas empeorará de cara al invierno boreal, e instaron a los estadounidenses a limitar sus celebraciones del Día de Acción de Gracias la próxima semana a pequeñas reuniones familiares.

Las estrictas medidas entran en vigor en el país esta semana luego de que la cifra de muertes por COVID-19 en Estados Unidos superó el cuarto de millón, la más alta en el mundo.

El estado de Michigan inició un cierre de tres semanas que dejó inactivos gimnasios, escuelas secundarias, universidades y centros de entretenimiento.

Minesota, uno de los estados del medio oeste que ha visto un alza desenfrenada de la tasa de contagios, ordenó cerrar restaurantes, bares, gimnasios y lugares de entretenimiento desde el viernes y al menos hasta el 18 de diciembre. Más del 90% de las unidades de cuidados intensivos de sus hospitales ya están ocupadas en la parte este del estado.

Mientras tanto, la administración de Donald Trump ha persistido en criticar los esfuerzos de los estados para frenar el virus cerrando partes de sus economías. También se ha negado a compartir datos cruciales del COVID-19 con el presidente electo Joe Biden y su equipo de transición, amenazando con frenar la respuesta pandémica de la administración entrante.

(Reporte de Anurag Maan y Gabriella Borter, reporte adicional de Maria Caspani y Susan Heavey; Editado en español por Javier Leira)