Del hospital a Xi Jinping, día convulso para el presidente argentino en el G20

Mast IRHAM POOL/AFP

El presidente argentino, Alberto Fernández, experimentó una primera jornada convulsa en la cumbre del G20 de Bali, víctima de una "gastritis" que, sin embargo, no impidió su encuentro con el dirigente chino Xi Jinping.

El presidente argentino había depositado esperanzas en el segundo encuentro este año con Xi, del que arrancó un compromiso para ampliar en 5.000 millones de dólares sus acuerdos "swap" de intercambio de monedas con el Banco de China.

"Nos informó el presidente Xi que había autorizado al gobierno chino a que Argentina disponga libremente de 35.000 millones de yuanes, lo que significa 5.000 millones de dólares", dijo Fernández en una comparecencia posterior.

El "swap" es un intercambio de divisas entre dos países, que no tiene costo mientras no se utilizan las divisas pero queda contabilizado en las reservas, en este caso de Argentina.

Hasta ahora, el monto del mecanismo de intercambio pactado con China ascendía a 130.000 millones de yuanes, unos 18.500 millones de dólares, pero Buenos Aires hacía meses que pedía una ampliación.

Los medios estatales chinos no dieron constancia de este pacto en sus reportes sobre la reunión entre los dos dirigentes.

Este acuerdo supone "contar con 5.000 millones de dólares más en las reservas a la hora de disponer la acción del Banco Central para el fortalecimiento de nuestra moneda", afirmó en la misma rueda el ministro de Economía, Sergio Massa.

En el último encuentro de presidentes en febrero, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín, Argentina se unió al macroproyecto chino de la Iniciativa de la Franja y la Ruta que, según la Casa Rosada, implicará financiamiento para inversiones por más de 23.700 millones de dólares.

"Hipotensión y mareos"


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Macron pide a Xi que sus países se unan contra la guerra en Ucrania
Cumbre del G20 en medio de la crisis económica mundial