Hospital móvil para animales salvajes heridos recorre calles de Australia

·2  min de lectura
Imagen de archivo. Julie Willis, una cuidadora de animales, alimenta a los canguros huérfanos, comunidad de Wytaliba, Nueva Gales del Sur

SÍDNEY, 26 nov (Reuters) - Un hospital móvil para animales heridos, como koalas y canguros, inició el jueves un viaje a su nueva base en Byron Bay, en la costa este de Australia.

Construida a medida por el Byron Bay Wildlife Hospital en un camión semirremolque de 16 metros, la clínica móvil tratará y rehabilitará a los animales nativos heridos y traumatizados durante la crisis de vida silvestre por los incendios en todo el país.

El fundador y director ejecutivo del Byron Bay Wildlife Hospital, el doctor Stephen Van Mil, dijo que el proyecto surgió hace dos años, pero la devastación de la desastrosa temporada de incendios forestales de Australia del año pasado recalcó la necesidad.

"Ver a decenas de koalas heridos sentados en cestas de ropa esperando atención fue desgarrador", recordó Van Mil en un comunicado.

Desde entonces, una campaña de financiación colectiva, donaciones filantrópicas y la ayuda de grupos conservacionistas han convertido en realidad el hospital móvil de 700.000 dólares australianos (515.600 dólares estadounidenses).

El vehículo autosuficiente ha sido equipado con equipos veterinarios, que incluyen máquinas de ultrasonido y rayos X, áreas de operación y recuperación, almacenamiento de agua, comunicaciones por satélite y energía solar.

"Poder trabajar en un hospital móvil significa que puedo ayudar a estos animales rápidamente. Puedo llegar allí y darles el tratamiento que necesitan", afirmó la doctora Bree Talbot, especialista en vida silvestre, que estará a bordo de la clínica móvil junto con un pequeño equipo de voluntarios y personal veterinario.

"Puedo darles el medicamento, el alivio del dolor y la terapia de fluidos (...) y, con suerte, recuperarlos más temprano que tarde".

Los costos actuales de 250.000 dólares australianos para mantener la clínica serán abonados en parte por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) de Australia, dijo Darren Grover, director del grupo de Paisajes Marinos y Tierras Saludables de WWF.

(Reporte de Jill Gralow en Sídney; escrito por Melanie Burton en Melbourne; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)