Horror. Abusaba sexualmente y golpeaba a su pareja de 15 años, sus hermanas de 13 y 12, y a su suegra, a las que tenía cautivas

Ariel Festa
·3  min de lectura
Matías Enzo Pereyra está prófugo y es buscado por la policía
Fuente: Archivo

Enzo Matías Pereyra, de 27 años, estaba al otro lado de la puerta cuando efectivos de la Comisaría de la Mujer llegaron hasta la vivienda de la calle Doyhenard al 400, en Llavallol, guiados por la denuncia de la pareja del hombre, una adolescente de 15 años que había logrado escapar del horror al que las sometía ese sujeto, que las tenía a ella, a sus hermanas más chicas y a su madre reducidas a la servidumbre, las golpeaba e, incluso, las violaba.

Se negaba a abrir, y exigía una orden judicial para hacerlo. Con esa excusa casi pueril -porque había indicios evidentes de que adentro había mujeres en flagrante peligro- Pereyra ganó el tiempo suficiente para escapar. Ahora está prófugo.

Ataque en Palermo. El agresor es sometido a un nuevo peritaje psiquiátrico y psicológico

Fuentes judiciales confiaron a LA NACION que en aquella localidad de Lomas de Zamora Pereyra convivía desde hacía dos años con su pareja, de 15 años, las hermanas de ella, de 13 y 12, y su suegra, de 53. Según relató la mayor de las adolescentes, las mantenía cautivas dentro de un cuarto, donde abusaba sexualmente de ellas, las golpeaba y manipulaba salvajemente para reducirlas a la servidumbre.

Fuentes judiciales informaron que Pereyra es "extremadamente violento" y tiene antecedentes de delitos y de violencia de género. Llegó a Buenos Aires desde Jujuy y se conoció con la chica de 15 años estando en situación de calle.

Matías Enzo Pereyra está prófugo y es buscado por la policía
Fuente: Archivo

Esa menor logró escapar de la casa y llegó hasta la Comisaría de la Mujer para efectuar la denuncia. Luego de escuchar el testimonio de la joven, efectivos policiales concurrieron hasta la vivienda y constataron que el denunciado estaba adentro con el resto de las víctimas. Pero no les abría la puerta. Les decía que no lo haría porque no contaban con una "orden judicial".

Tras conseguir la orden, la policía ingreso en la vivienda y encontró, dentro de un cuarto, a las dos menores, de 12 y 13 años; a una beba de un año, hija de la denunciante, y a la madre, de 53. Estaban todas en una cama, con signos de cuantiosos golpes. Incluso, con fracturas en el cuerpo.

Quien no estaba era el denunciado, que escapó antes de que la policía regresara.

La adolescente de 15 y su madre denunciaron que Pereyra había abusado sexualmente de ellas y de las dos niñas, que están internadas en el Hospital Gandulfo, de Lomas de Zamora.

Según informaron fuentes de la causa, Pereyra había sido detenido en varias oportunidades. Una de ellas, a finales de diciembre del 2019, cuando fue acusado de integrar una banda que había ejecutado múltiples robos a mano armada. En esa ocasión lo arrestaron durante un allanamiento en la casa de Doyhenard al 400, donde guardaba un revólver Pucará calibre .22 con el número de serie suprimido.

La siguiente fue en mayo de este año, cuando la policía lo detuvo junto con otras tres personas, acusados de formar parte de una banda de motochorros que asolaba la zona de Parque Barón, en Lomas de Zamora. A él se le secuestró una moto Corven 110, sin patente colocada y con numeración de cuadro y motor suprimidos.

La nueva causa contra Pereyra fue caratulada como "abuso sexual y lesiones graves", está radicada en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°16 de Lomas de Zamora, con la supervisión del juzgado de Garantías N°8 de ese departamento judicial.